El Ría de Betanzos sorprende al subcampeón olímpico Carlos Arévalo con un recibimiento con honores junto al río Mandeo, testigo de sus primeras paladas