El Seprona encontró un animal muerto por uno de estos cebos, que son un medio prohibido para la caza