Desolado este vecino nos enseña lo que queda de su aldea en A Veiga de Cascallá en Ourense. Arrasada el fuego se lo ha tragado todo.

Horas de lucha frenética, pero tuvieron que rendirse al quedarse sin agua. Doce viviendas han quedado reducidas a escombros, algunas heredadas de sus padres. En otras parroquias han ardido hasta 25 casas. Montañas de cascotes se amontonan en la calle, parece un pueblo bombardeado.

10.000 hectáreas han ardido ya en el incendio de Valdeorras. Las llamas rodearon carreteras y atraparon a vecinos que iban a ser desalojados. También han entrado en el Parque Natural de Sierra de Lastra.

En Lugo hay nuevos focos y el fuego está afectando a pueblos con un importante patrimonio como una aldea convertida en museo. Este otro es hoy un pueblo fantasma, no hay consuelo para los vecinos.