El voto por correo de unos 900.000 ciudadanos ha decidido la presidencia de Austria. Finalmente, el candidato de los Verdes, Alexander Van Der Bellen, ha ganado con el 50,2 por ciento de los votos. Con el 49,80 por ciento se ha quedado el candidato de Norbert Hofer, que podía haber sido el primer jefe de Estado europeo de un partido de ultraderecha desde 1945.