Europeos y refugiados comparten cuatro minutos de cara a cara.