Jordi Bargalló: 12 años de verdiblanco