Una junta en medio de la indignación por el caso Fuenlabrada

-