Los teleoperadores de R, contra la deslocalización

-