Blog 
Cancoruña
RSS - Blog de carloslesta

El autor

Blog Cancoruña - carloslesta

carloslesta

Soy un coruñes que aprecia el buen hacer con nuestras mascotas, soy un convencido que la buena convivencia entre los vecinos y las mascotas es posible.

Sobre este blog de Deportes

Asociación dedicada a la difusión del bien estar con nuestros animales de compañía.


Archivo

  • 17
    Octubre
    2011

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    Maltrato, abandono

     

     

     

    Abandono y maltrado, he aquí dos palabras terribles.Dos palabras que dicen de dolor y a la vez de miseria. Todos, en una u otra medida tenemos idea clara del abandono. Tenemos idea del vacío que deja en las dos puntas de la ecuación -abandonador/abandonado- ecuación del dolor, en una por verse privado de una fuente de afecto, en la otra por tener que dejar atrás un vínculo que producía bienestar.

    Y todos sabemos lo del maltrato. Esa conducta que se practica desde la altura que da una impunidad que se sabe incuestionable. Esa conducta que el victimario va urdiendo para sentir su superioridad y su creerse ajeno al castigo.

    En ambas palabras entra el universo de los animales de compañía. Y entra con fuerza devastadora. Somos conscientes de los animales que abandonados vagan por las calles con una mirada entre asombrada y dolida. Somos conscientes del maltrato a que se somete a muchos animales de compañía simplemente porque esos animales han dejado de ser útiles a sus dueños. Esos animales se convierten, por arte de "despiedad" en cosas inertes.

    Y en el maltrato hay dos sufrimientos: uno el del maltratado. Ese sufrimiento lo lleva a la muerte. En al maltratador el sufrimiento está oculto, acorazado detrás de generalidades y "costumbres" que restan impacto a la crueldad. Restan impacto, mas no lo suprimen. En el maltratador seguirán produciéndose esas conductas enmascaradas en otras en las que la crueldad tendrá una presencia abrumadora. Se dirá que esa crueldad es "cultural" y puede ser que así sea, pero en todo caso, esa cultura del daño y del maltrato será una cultura enferma. ¿Dónde estará la humanidad en el maltrato? ¿Será que el maltrato puede convertirse en arte?

    Y hablo del maltrato de animales de compañía.

    Frente a estos flagelos cabe la reflexión y la acción.

    Contra el abandono, la concienciación, y frente al hecho ya consumado nos queda la adopción de esos animales abandonados, que las más de las veces, agradecerán -desde su animalidad- el cariño que podamos darles o el respeto con el que los tratemos.

    Frente al maltrato nos queda la denuncia de un hecho aberrante.

    No es un hecho cultural, es una aberración. No es cultura colgar a un galgo que ya no persigue a un gazapo con la potencia y velocidad de sus años jóvenes. Es un acto aberrante.

    Deseo que podamos vivir en una sociedad en la que el respeto por la vida no sea un gesto de un día sino una forma de vivir en el más pleno disfrute de la naturaleza, ese préstamo que nos hacen, día a día, nuestros hijos, nuestros nietos.

     

    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook