Blog 
Zeitgeist
RSS - Blog de Juan Pichel

El autor

Blog Zeitgeist - Juan Pichel

Juan Pichel


Archivo

  • 31
    Mayo
    2017

    Comenta

    Comparte

    Twitea

    SOCIEDAD A Coruña

    MUJERES ARBITRARIAS

    1) La diosa Hera, que los romanos conocieron como Juno, era la diosa del matrimonio. Las mujeres Hera pueden ser muy celosas y vengativas. Hera es la novia radiante. Zeus puede aparecer con forma de cisne, como águila, como un pequeño pájaro, etc. Una mujer Hera puede percibir a Zeus como un pequeño pájaro que tiene frio y ella lo lleva a sus pechos para darle calor. Zeus puede tener muchos nidos y en la mitología griega encontramos mitos sobre la ira de Hera por sus celos.

    2) Hay mujeres que tienen apariencia de flor delicada que no se puede pisar, pero si las relaciones con el hombre al que ama no son como ella las imagina, el hombre es el culpable y esas mujeres acaban realizando castigos irracionales, acaban siendo mujeres arbitrarias.

    3) Cito a la psiquiatra junguiana Jean Shinoda Bolen:

    "Cuando una mujer se identifica con Hera, con frecuencia presupone que tanto ella como su marido serán transformados por el matrimonio, esperando inconscientemente que su marido se convierta en Zeus Teleios, que significa "Zeus, el que lleva a la realización". Una mujer Hera actual coloca en un marido la expectativa de que él la realizará. Después de la ceremonia quizás esté profunda e irracionalmente decepcionada y sienta que él la engañó, como si le hubiera prometido implícitamente a ella algo que no cumplió. De hecho, el culpable no era él, sino la expectativa arquetípica de Zeus Teleios que ella había proyectado en él. Muchas mujeres Hera proyectan una imagen de un marido idealizado en un hombre, y después se vuelven críticas y se enfadan cuando él no corresponde a las expectativas".

    4) La mujer tiene que dejar de representar en la sociedad el papel de flor delicada y convertirse en una persona madura que deja de realizar actos caprichosos y arbitrarios. Como dice Ramiro Calle: "del mismo modo que no nos cuestinamos la necesidad de alimento, deberíamos aceptar la necesidad de ejercitar la psique. pero somos avaros cuando se trata de enriquecer nuestra interioridad  y aparecen las mezquindades".

     

    Denunciar
    Compartir en Twitter
    Compartir en Facebook