Animaladas sin animales

15.03.2016 | 01:09

Algunos seres poco humanos parecen empeñados en no atravesar el umbral del nuevo siglo y amparados en la zona de confort del arcaico "todo vale" respecto al cuidado de un animal, establecen su soberanía en la escala evolutiva precisamente en el mal uso de aquello que los distingue, la capacidad de raciocinio. Cabe recordar que para muchos de ellos un oportuno refugio no es otro que el socorrido una mascota es solo una mascota, como si estos no fueran capaces de sentir dolor o pena.

Pero estableciendo otro paralelismo con su particular palo y zanahoria no les quedará más remedio que acatar la batería de medidas que pronto entrarán en vigor en Galicia, las cuales sea dicho de paso ya tardaban, que prohibirán entre otras el corte de orejas y rabo por razones estéticas, el uso de collares de descarga eléctrica o el llevar los animales atados a vehículos de motor en marcha. ¿Alguien educaría así a otro ser vivo, a un semejante? Cuando hay que vetarlo, desgraciadamente la respuesta solo puede ser afirmativa.

Y en este lote, en el que todavía faltan los toros aunque todo se andará, también es muy de agradecer que se vaya a impedir el empleo de animales silvestres en los circos, que si le preguntaran al león o al elefante vaya que sino preferirían la sabana africana o en su defecto un placentero zoo con toda suerte de atenciones y cuidados veterinarios, en vez de andar de aquí para allá en mugrientas jaulas, mal alimentados y durmiendo en descampados. ¿O acaso nacieron para que a base de golpes en las patas por parte del aplaudido domador se sienten en una silla o den patadas a una pelota? Poco les queda de naturaleza animal cuando siendo muy cachorros los crían atados a una cadena, para que de adultos solo puedan sentir pánico a la libertad.

Un pasito más que nos acerca a la erradicación del intolerable camino que todavía recorren los iluminados que piensan que los animales, a falta de obligaciones, tampoco deberían disponer de derechos.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.es). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine