Galicia, la comunidad con más autónomos que cobran la prestación por desempleo

Casi cuatro de cada diez trabajadores españoles por cuenta propia que perciben el paro son gallegos - La mayoría de los beneficiarios pertenece al sector del mar

06.09.2015 | 02:52

La prestación por desempleo para los trabajadores autónomos no acaba de tener gran aceptación en España y son pocos los profesionales que deciden cotizar para tener acceso a ella por los elevados requisitos que se deben cumplir para cobrarla. De hecho, casi la mitad de las solicitudes presentadas son rechazadas, lo que provoca que muchos trabajadores renuncien a abonar los complementos necesarios para difrutar de ella. En Galicia, sin embargo, y pese a que la proporción de autónomos que cotizan para tener acceso a la prestación es similar a la del resto de España, el número de solicitudes de prestación y de resoluciones favorables es muy superior a la media nacional. La comunidad gallega lidera las peticiones de este subsidio por desempleo, con 1.005 entre enero y junio del presente ejercicio, de las que 629 (el 63%) fueron aceptadas, 283 (el 28%) rechazadas, 57 desistidas y 36 están pendientes de resolver, según los datos publicados por la Seguridad Social.

De hecho, Galicia concentra el 26% de las instancias presentadas por trabajadores autónomos para acceder a la prestación por cese de actividad y el 38% de las resoluciones favorables. En el primer semestre del año pidieron el subsidio 3.784 autónomos españoles, de los que 1.659 (el 44%) recibieron una respuesta afirmativa y 1.528 (el 40%) una negativa. Del resto, 223 profesionales desistieron de su solicitud y 374 expedientes están pendientes de resolver.

La siguiente comunidad, tras la gallega, en la que los trabajadores por cuenta propia más recurren a la prestación por cese de actividad es Andalucía, que registró 690 casos entre enero y junio del presente ejercicio, 239 con resolución positiva para el solicitante y 312 con ella desfavorable. Tras Andalucía aparecen Madrid, con 411 expedientes recibidos -139 aceptados y 189 denegados-, Comunidad Valencina (305) y Cataluña (296). El resto de autonomías registró menos de 200 solicitudes cada una.

La Asociación Gallega de Trabajadores Autónomos (Agtamar), integrada en la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA), destaca que aunque la proporción de resoluciones favorables en Galicia bajó este año al 63%, frente al 75% de 2014, el porcentaje es muy superior a la media nacional (del 44%) por lo que considera que los datos gallegos "no son un mal resultado".

La organización de profesionales por cuenta propia explica que esta evolución favorable en la comunidad gallega se debe a "la gestión flexible" del Instituto Social de la Marina (ISM), que aprobó en el primer semestre 545 solicitudes, frente a las 84 validadas por las mutuas. Precisamente, Agtamar aclara que la mayoría de las solicitudes de prestación por desempleo de autónomos en Galicia pertenecen al sector del mar -gestionadas por el ISM- lo que favorece ese mayor número de peticiones y expedientes favorables. "Son muchos los profesionales que la piden por falta de actividad pesquera, por las mareas rojas del litoral gallego o la baja productividad de los bancos marisqueros", explica el vicepresidente de Agtamar, Jesús Diéguez. "El Instituto Social de la Marina resuelve más rápido y hay más prestaciones aprobadas. El proceso con el resto de trabajadores por cuenta propia es más lento al gestionarlo las mutuas", añade el representante de Agtamar-UPTA.

El peso del sector del mar en las solicitudes gallegas queda patente con los datos por provincias. Pontevedra acapara 752 de las 1.005 solicitudes de prestación en Galicia, seguida de A Coruña (con 197), Lugo (35) y Ourense (21). De ellas, las favorables ascendieron a 572 en Pontevedra, 37 en A Coruña y 10 tanto en Lugo como en Ourense.

Mientras, las causas de las peticiones rechazadas en Galicia (283) fueron no acreditar correctamente el cese de actividad (201), no tener cubierto el periodo mínimo de cotización (26), no estar al corriente en el pago de las cuotas (16) y otras (40).

"Aún estamos lejos de los objetivos deseables en esta materia para equiparar las condiciones de los autónomos a las de los asalariados. Deberíamos hacer todos un esfuerzo para que esta prestación permita mejorar las condiciones sociales de los autónomos que se ven abocados al cierre, que siguen siendo muchos", concluye Diéguez.

La escasa implantación de la prestación por desempleo para los autónomos, que se puso en marcha en 2013, provocó que el Gobierno cambiase este año las condiciones para que los trabajadores por cuenta propia pudieran acceder a la paga. Pero ni así. Las modificaciones sólo elevaron levemente el número de beneficiarios y, a juicio de las asociaciones del sector, los números siguen siendo muy bajos.

Antes el trabajador por cuenta propia que quería tener derecho a la prestación debía acreditar que su negocio había acumulado unas pérdidas del 30% durante el último año de actividad, o del 20% en los dos últimos años. Ahora basta con haber registrado una caída del negocio del 10% en los últimos 12 meses. Aun así, el principal escollo para acceder al subsidio es que los autónomos tienen que cotizar de forma voluntaria para poder optar a cobrarlo. Lo que mes a mes encarece la cuota que los trabajadores por cuenta propia deben de abonar a la Seguridad Social en una media del 2%. Ese incremento echa a muchos para atrás. "Las medidas de flexibilidad no se han notado, sigue siendo complicado cumplir todo lo que se pide", explica un reprentante de los trabajadores autónomos.

Cuantía de la prestación

Para que estos profesionales tengan derecho a dos meses de paro deben cotizar por ese concepto como mínimo durante un año seguido. Y si lo hacen por la base mínima, la paga de desempleo que les quedaría sería de sólo unos 600 euros al mes, durante un periodo máximo de un año. "Nada para tirar cohetes", aseguran las asociaciones de autónomos.

La mayoría de las solicitudes que rechazan las mutuas, que evalúan la mayoría de las peticiones que presentan los autónomos españoles, son porque el autoempleado fue incapaz de acreditar correctamente el cierre de su negocio, no pudo justificar que las pérdidas le habían obligado a bajar la persiana. En la mayoría de las comunidades españolas son más las solicitudes que se rechazan que las que se aceptan.




Haz click para ampliar el gráfico

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine