La juez decreta el internamiento del menor que dio un puñetazo a Rajoy en Pontevedra

La reclusión en el centro de menores es cautelar, por seis meses y puede ser prorrogable - Coincide con la petición del fiscal que ve un agravante de "extraordinaria gravedad" por ser el jefe del Gobierno

18.12.2015 | 09:13
El coche en el que el menor fue trasladado desde la comisaría de Marín a los juzgados de Pontevedra.

El joven de 17 años, A. de V. F., que fue detenido tras propinar un puñetazo al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante un paseo electoral en Pontevedra pasó su primera noche en el centro de menores Monteledo de Ourense. Lo hizo después de que a última hora de la tarde de ayer la titular del juzgado de instrucción número 1 de Pontevedra, que estaba en funciones de guardia, dictase para este adolescente orden de internamiento en régimen cerrado durante un periodo de seis meses.

Se trata, según aclaró la Fiscalía y el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia, de una medida cautelar que se adopta mientras el Ministerio Público finaliza la fase de instrucción, para posteriormente abrir una fase de enjuiciamiento del menor y dictar una sentencia definitiva.

Estos seis meses de internamiento inicial acordados por el juzgado de Guardia, según explicó el TSXG, pueden ser prorrogables o quedar sin efecto en el caso de que el juzgado de Menores, competente en este asunto, lo considere oportuno. Al no encontrarse operativa en esos momentos el juzgado de Menores, la medida se tomó de forma provisional por parte del juzgado de instrucción de guardia.

El fiscal jefe de Pontevedra, Juan Carlos Aladro, explicó que la Fiscalía de Pontevedra se mostró conforme con la decisión adoptada por la juez, dado que "esa fue la petición expresamente realizada" por el Ministerio Público. Aladro, quien compareció acompañado por la fiscal coordinadora de Menores, Encarnación Bullón, confirmó que el internamiento en régimen cerrado es la medida cautelar de mayor gravedad que se puede adoptar hacia un menor de edad. Aladro indicó que la medida de reforma que se le imponga finalmente al menor "puede durar de seis meses a seis años, en el caso de que resultara la condena", tras insistir en que la adoptada ayer es cautelar.

Aladro explicó que el delito por el que está siendo investigado menor es el de atentado contra la autoridad y que se solicitó el internamiento precisamente "en atención a la persona en la que se produce", el presidente del gobierno, lo que provoca que se aplique "una circunstancia de extraordinaria gravedad recogida en el artículo 550 1 y 3" del Código Penal.

Sobre las nueve de la noche de ayer el adolescente partía en dirección al centro de menores de la Xunta en Ourense, el único en régimen cerrado de Galicia, después de una jornada maratoniana en los juzgados. Llegó al edificio judicial de A Parda en torno a las diez de la mañana y lo abandonó once horas después.

Un tiempo durante el cual el adolescente habría transformado su euforia inicial tras la agresión (durante su detención llegó a manifestar que estaba "contento" y mostró sus pulgares en alto) por un sentimiento de arrepentimiento que manifestó ante el juez, según indicó su letrado, Jorge Cubela. Antes de declarar, el joven tuvo que someterse a un examen médico-forense con los psicólogos y los trabajadores sociales que realizaron una evaluación preliminar del estado mental del joven, que estaba diagnosticado y con tratamiento por depresión y ansiedad y que ya había mostrado conductas conflictivas en varios centros educativos, aunque no tenía antecedentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine