La feliz gobernación

Jolgorios y despilfarros

17.08.2016 | 00:49
Jolgorios y despilfarros

La verdad es lo que es, /

y sigue siendo verdad /

aunque se piense al revés./

Proverbios y cantares XXX. A. Machado

Pase lo que pase, este mes se para el mundo, el viernes ya se habían cerrado por vacaciones y a la brava los dichosos acuerdos entre las mareas gallegas y Podemos, si no fuese por agosto y los festejos, seguirían al escondite. Rajoy ha aprovechado este Pisuerga para torear un poco más a Rivera; pobre mártir, lo que hay que hacer para salir en las fotos y no perder comba, que solo precisa disfrazarse de torero para hacerle más gracia al que está en funciones y sin prisas.

Seguramente muchos de ustedes, por estas fechas, acostumbran a recorrer la España interior buscando pueblos, paisajes, sombras, ríos, fiestas? fiestas siempre encuentran con sus charangas más o menos humildes, algún toro o pariente y alguna comilona en forma de fiesta del chorizo, caldereta con la vaquilla en cuestión, arroces, conejos? No se puede ser forastero en cualquiera de esos lugares, dejar de participar de la fiesta, colaborando como todo el mundo, la gente menuda se integra inmediatamente y usted es un espectador curioso, cual espía del pueblo vecino calibrando el esplendor para ser superado en las siguientes.

Sospecho que las cosas algo habrán cambiado, la mayor despoblación del mundo rural, las últimas crisis económicas seguro que han incidido con saña en la financiación de los festejos y han dado pie a que las administraciones locales y los supuestos mecenas del ladrillo o de cualquier otra industria local inyecten liquidez, es decir inversión, que después se verá recompensada en forma de votos en las elecciones, de proyectos o recalificaciones del suelo.

El detalle que les cuento a continuación es el de un pueblo castellano manchego de 1.100 habitantes; cuyo nombre ocultaré para no hacer escarnio, pues solo es un ejemplo. Como supondrán sin ser famoso por ninguna bodega, ni industria quesera, su presupuesto es muy menguado, tanto que no debería ser ya municipio independiente (pero esa es otra historia), tan escaso que puede mantener el salario del secretario municipal, auxiliar administrativo y una persona de limpieza. El pueblo tiene seis niños escolarizados, una exigua biblioteca sin servicio y un presupuesto para ayudar a las familias sin recursos de 15.000 euros, no hay más servicios sociales ni se les espera. Lo que no falta es el presupuesto de la partida de fiestas de agosto, concentradas en cuatro o cinco días y prácticamente monotemáticas, seguramente por aclamación popular, dedicadas a los festejos taurinos que cuestan a las arcas públicas 80.000 euros. No es mi intención la polémica antitaurina; pero sí lo es el despilfarro de dinero público en toros o en orquestas de salsa, al poder le siguen gustando los borregos muy mansos, sea cual sea el espectáculo que los anestesie, los domingos o el puente de agosto. ¿Cómo nos van a tomar por un país serio?

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine