Ramón López de Mántaras Galardonado este año por Europa por sus investigaciones sobre Inteligencia Artificial

"Ya se trabaja para que las máquinas tengan sentido común"

"Pasarán siglos para que la Inteligencia Artificial se pueda equiparar a la humana, si es que se consigue alguna vez"

17.07.2016 | 01:33
El ingeniero del CSIC Ramón López de Mántaras.

La llegada del hombre a la Luna, en mayo de 1961, marcó el destino de Ramón López de Mántaras (San Vicente de Castellet, 1952). Mientras observaba atónito en el televisor el histórico acontecimiento decidió ligar su futuro a un mundo que raya en la ciencia-ficción. Y no se equivocó en su elección, pues tras estudiar Ingeniería Electrónica y especializarse años después en Robótica, este académico del Centro Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) se ha convertido en una autoridad mundial en Inteligencia Artificial, un área en el que ya se trabaja para dotar a las máquinas de sentido común. Galardonado este año con el Distinguished Service Award de la Asociación Europea para la Inteligencia Artificial, López de Mántaras, doctor en Física por la Universidad de Toulouse III, en Informática por la Universidad Politécnica de Cataluña Y pionero en los estudios de Inteligencia Artificial, se entrega ahora a la creatividad computacional para elaborar programas que doten de expresividad a las interpretaciones musicales, aunque avisa que por mucho que avancen sus investigaciones, la genialidad artística "no está al alcance de los ordenadores" porque son incapaces de romper las reglas establecidas. López de Mántaras es antes que nada un científico realista que desconfía de programas como los que se proponen superar la inteligencia humana con la artificial, así como del optimismo de los gurús de Silicon Valley que prometen curar la vejez. "La inmortalidad es científicamente inaceptable", sentencia en exclusiva para Epipress desde su despacho del CSIC en el campus de la Universidad Autónoma de Barcelona.

-Doctor López de Mántaras. ¿Puede la Inteligencia Artificial crear robots tan inteligentes como el hombre?

-Lo dudo. Podemos crear robots y programarlos para que hagan tareas muy sofisticadas que requieren de inteligencia pero hay un aspecto fundamental que diferencia a la Inteligencia Artificial de la humana y es que la nuestra es versátil y genérica, es decir, puede hacer varias cosas bien y tiene capacidad de adaptación. Esta versatilidad no la tienen las máquinas que también carecen de sentido común. Un robot puede jugar y ganar pero no es consciente de que está jugando. La inteligencia depende además de cómo se perciba el mundo y las máquinas carecen de esa capacidad de percepción.

-Marvin Minsky, uno de los padres de la Inteligencia Artificial recientemente fallecido, afirmaba que los hombres somos máquinas, de carne y hueso, pero máquinas en definitiva. ¿Es así?

-Sí. Somos en cierta medida máquinas de carne y hueso. El cerebro no deja de ser una máquina biológica formada por células de una extraordinaria complejidad. Esa complejidad es tan asombrosa que a pesar de los avances de la ciencia solo sabemos de su funcionamiento un uno por ciento. De una máquina se sabe todo. Ni la máquina más sorprendente del mundo es comparable a la complejidad del cerebro.

-¿Cuál ha sido el gran avance en el campo de la Inteligencia Artificial desde aquel 1956, año en el Minsky y otros científicos abrieron las puertas del mundo a la investigación de esta materia en una reunión celebrada en Dartmouth, en Estados Unidos?

-En los últimos 60 años se han producido continuos avances aunque hubo una época oscura, en las décadas de 1970 y 1980, en la que cayó drásticamente la financiación destinada al campo de la Inteligencia Artificial. Se generaron unas expectativas tan desmesuradas y se vendió tanto humo que se produjo cierto desencanto. En los últimos diez años se ha progresado mucho en este campo, sobre todo, en las aplicaciones para medicina, logística y transporte y se han impulsado con éxito los métodos probabilísticos para que las máquinas puedan aprender.

-¿Pueden aprender las máquinas?

-Exacto y eso se logra usando modelos, mostrando a la máquina millones de datos y con ordenadores que tienen un hardware rapidísimo. Hace diez años no se podía pensar en este aprendizaje artificial por falta de datos y por la lentitud de los procesamientos.

-En la conmemoración del cincuenta aniversario, en otra reunión en la misma ciudad de New Hampshire, Minsky se planteó como objetivo demostrar que la inteligencia puede manifestarse tanto desde una fuente biológica como electrónica. ¿Qué parte del camino hemos recorrido desde 2006?

-La hipótesis básica de la Inteligencia Artificial genérica dice que no importa el sustrato donde esa inteligencia está situada. Da lo mismo que sean células biológicas que circuitos digitales. Esta es una hipótesis y actualmente sigue siendo una hipótesis. No está demostrado que ese pensamiento sea así porque si no ya tendríamos máquinas igual de inteligentes que nosotros o más. No hemos avanzado en esta conjetura porque nada de lo que se ha hecho en Inteligencia Artificial que la desmonte.

-¿Qué le parece la advertencia de Stephen Hawking de que la Inteligencia Artificial puede ser el peor error de la humanidad y probablemente el último?

-Es una tremenda exageración de una persona que en su área es un genio pero que no sabe nada de Inteligencia Artificial. Hay aún mucho que resolver en el campo de la Inteligencia Artificial para que se pueda equiparar a la humana. Pasarán siglos para que esto se pueda dar si es que alguna vez se llega. No digo que nunca se va a lograr pero critico que Hawking y otras personas planteen que esta posibilidad se pueda lograr en 30 años.

-Eso es lo que defienden los abanderados de la Singularidad, ¿no?

-Exacto. Defienden que la Inteligencia Artificial superará a la biológica y creo que son abanderados de esta idea porque viven de ella. La gente se matricula en la Singularity University pagando mucho dinero.

-¿Cómo funciona el razonamiento deductivo en un ordenador?

-Esto es fácil de hacer porque el razonamiento deductivo se basa en silogismos. La Inteligencia Artificial sabe traducir el lenguaje de la lógica matemática a un lenguaje que la máquina puede procesar y a partir de ese momento la máquina puede hacer deducciones lógicas. Pero no todo se puede explicar desde una óptica de la lógica porque mucha actividad de la inteligencia lógica humana escapa del razonamiento deductivo. Hay otros tipos de razonamiento que son más complejos.

-¿Tienen también las máquinas razonamiento inductivo?

-También y ahí aparece el aprendizaje inductivo. Si a una máquina le das datos y suficientes ejemplos y contraejemplos de un concepto, esta puede aprender modelos por inducción.

-¿Qué resultados presentan con el razonamiento por analogía?

-Esto también se llama razonamiento basado en casos y consiste en la hipótesis de que problemas similares tienen soluciones similares. En el caso de la medicina, igual que los médicos, la máquina puede apuntar a un diagnóstico tras conocer muchos casos similares que guarda en su memoria. Siempre dan ese diagnóstico con un valor de probabilidad, nunca de certeza absoluta. Esto sucede igual en los humanos, que solemos tomar decisiones con un margen de incertidumbre.

-¿Pueden interactuar neuronas y chips?

-Existen experimentos y prototipos en gente con problemas de minusvalías o cerebrales. Lo que se hace es conectar el sistema nervioso con circuitos electrónicos para ayudar, por ejemplo, a que se mueva un brazo que anteriormente estaba paralizado. Hay ejemplos sorprendentes como el de un tetrapléjico que por primera vez pudo beber agua cogiendo con su mano y brazo el vaso para acercárselo a la boca.

-¿Adónde nos puede llevar la Biónica a la vista de lo conseguido por Hugh Herr, flamante premio Princesa de Asturias, que ha logrado unas piernas artificiales que responden a sus órdenes cerebrales para reemplazar las que había perdido tras pasar tres días en un glaciar a 29 grados bajo cero?

-Por lo que he leído de este tema y de experimentos como el citado anteriormente, aquí hay un futuro extraordinario. Vamos a ver cosas que nos van a dejar boquiabiertos y esto sí que es posible que lo veamos en cuestión de décadas, no tiene nada que ver con la Singularidad.

-¿Podremos llegar a reemplazar nuestro cuerpo por un exoesqueleto que sería una especie de nuevo cuerpo implantado?

-Lo de los exoesqueletos es también ya una realidad que avanza para facilitar la vida a personas con tetraplejias. Con estos experimentos se logra que un tetrapléjico camine pero lo que caminan no son sus piernas, sino el exoesqueleto. Tampoco es su cerebro el que da las órdenes para que se produzcan los movimientos y se muevan los músculos. Lo que se controlan son los motores eléctricos de ese exoesqueleto.

-En Silicon Valley están llevando a cabo una investigación que parte de que el envejecimiento es una enfermedad y por tanto curable. ¿Estamos a las puertas de la inmortalidad?

-No. Todo eso es para mí ciencia ficción y dudo de que los que hacen esas afirmaciones se lo crean. Supongo que lo dicen porque tienen intereses económicos. Esas afirmaciones son científicamente inaceptables. No es serio decir ese tipo de cosas hoy en día.

-Lo que parece más difícil de sustituir es el cerebro por sus reacciones químicas que un software difícilmente podrá realizar, ¿verdad?

-Una de las razones por las que yo critico a los señores de la Singularidad es porque subestiman la complejidad del cerebro. Los modelos computacionales del cerebro, las redes neuronales artificiales, lo que modelizan de una forma poco fina es lo que se llama la actividad eléctrica de las neuronas. Pero en el cerebro hay muchísima actividad química poco conocida que también procesa información y aún nadie la ha sabido modelizar. Después están las células gliales que juegan un papel muy importante en la sinapsis de las neuronas. Todo esto es tan complejo y desconocido que no podemos hacer modelos para la Inteligencia Artificial.

-¿Piensan las máquinas?

-Como pensamos nosotros, no. No tienen un pensamiento consciente. Pueden razonar de forma limitada pero pensar como un ser humano, no.

-¿Se podrá dotar a las máquinas de sentido común algún día?

-Este es el gran problema de la Inteligencia Artificial y la clave para conseguir inteligencias que no sean únicamente específicas, sino que sean versátiles. En 1956, ya hubo quien habló de la posibilidad de dotar de sentido común a las máquinas. Durante muchísimos años no se hizo casi nada. Ahora existe un subcampo de la Inteligencia Artificial y de la Robótica que se llama Robótica del Desarrollo que se basa en situar a un robot, si es con forma humanoide mejor, para que interactúe con los objetos que tiene alrededor y aprenda relaciones causa-efecto. De esta forma aprenden consecuencias de sus acciones sobre los objetos. Este es un posible camino para dotar a las máquinas de cierto sentido común. Se empieza ahora a trabajar seriamente para dotar a las máquinas de sentido común.

-Hay problemas matemáticos que resuelve mejor un ordenador que el hombre. ¿Por qué en esos casos funciona mejor la Inteligencia Artificial que la inteligencia humana?

-Hablamos entonces de una experiencia específica. Es como jugar al ajedrez. La máquina hace algo muy limitado, resuelve un problema muy específico. Los ordenadores se pueden programar con demostradores automáticos de teoremas pero lo hacen sin sentido común. Es una tarea muy concreta que es lo que la Inteligencia Artificial es muy buena, precisa e incluso mejor que la humana que está llena de incertidumbre y ambigüedad.

-¿Cómo va el desarrollo de programas informáticos para crear obras de arte?

-Aquí hay se ha avanzado mucho. Ya hay desde sistemas que componen música de gran calidad e incluso la interpretan expresivamente hasta programas que pintan cuadros que son obras de arte. También hay softwares para danza y coreografías que usan avatares e inspiran a coreógrafos.

-Para entendernos. ¿En qué se diferenciarán siempre esas creaciones artificiales de las creaciones de los genios humanos?

-Lo que sucede con los programas es que no crean generalmente un estilo nuevo y eso es algo que sí hacen los genios. No rompen reglas. Picasso rompió reglas de lo que se hacía -en aquel momento. Este tipo de personas son genia-mente creativas y esa genialidad no está al alcance de los ordenadores.

-O sea, que no veremos ordenadores geniales como Picasso o Beethoven...

-No lo sé, pero lo veo muy difícil porque para dotar a la máquina de la creatividad del genio tendríamos que saber qué elementos hacen a un genio. Si lo supiéramos, sabríamos qué es ser un genio.

-Dice la filósofa Victoria Camps que son los sentimientos los que motivan el comportamiento y no la razón. ¿Qué comportamiento pueden tener las máquinas que carecen de sentimientos y de razón?

-Comportamiento tienen: un robot que juega al fútbol está chutando la pelota. Lo que no tienen es voluntad ni sienten emociones. Están programados para que puedan hacer una serie de actividades y dentro de estas actividades pueden estar programados, insisto, para que aprendan.

-Ante el descubrimiento de que la Inteligencia Artificial de Google aprende de sus errores, la compañía trabaja sobre un protocolo de seguridad para evitar que la máquina pueda desobedecer al hombre e incluso volverse contra él. ¿Estamos ya en la fase en que las máquinas pueden mejorarse a sí mismas?

-Las máquinas que aprenden, mejoran pero dudo que una máquina ahora pueda llegar a rebelarse y desobedecer al hombre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Lotería del Niño 2017

Comprobar Lotería del Niño

Toda la información de la Lotería del Niño. Comprueba los números premiados con nuestro widget de la Lotería del Niño.

 
Widget Lotería del Niño

Llévate a tu web, a tu escritorio o a tu iGoogle los resultados de lotería de Navidad y de la lotería del niño. Descárgatelo

 
Enlaces recomendados: Premios Cine