Los diez hitos tecnológicos de 2017

El año que termina será recordado por el mayor ciberataque de la historia pero también por la implantación cotidiana de la inteligencia artificial

31.12.2017 | 01:12
Un usuario sostiene un teléfono iPhone.

Las historias de Instagram, el iPhone X, los maratones de Netflix, los móviles chinos y hasta el ciberataque mundial WannaCry forman parte del código que ha definido el 2017, tecnológicamente hablando. El año que está a punto de terminar deja un sabor agridulce. A grandes hitos como la implantación de la inteligencia artificial en el día a día, se suman grandes fracasos como la difusión de mensajes de odio a través de las redes sociales. Estos son los diez acontecimientos que han marcado el 2017 en el ámbito tecnológico.

1 iPhon e X, un teléfono de récord. El teléfono del décimo aniversario de Apple, el iPhone X, es un teléfono de récord en precio, ventas y retrasos en los pedidos. Las largas colas para adquirirlo, habituales con cada lanzamiento de los de Cupertino, se multiplicaron en esta ocasión ante un terminal que llegó a alcanzar los 2.500 euros en su reventa online. Un precio casi razonable si acudimos al valor original del iPhone X: 1.159 euros el más barato. El de Apple ha sido, hasta el momento, el terminal más caro y aún así, bate récord de ventas. La característica estrella del terminal es el reconocimiento facial (Face ID). Sólo puede desbloquear el teléfono su dueño colocando su cara frente al móvil. Este mismo sistema también sirve para autorizar pagos a través del terminal. Un hito que, hasta el momento, no habían conseguido otros teléfonos de alta gama (sí, existe este sistema en modelos chinos). Más allá del Face ID, el nuevo iPhone cuenta con otras características que huelen a futuro como la "pantalla infinita" (cristal en toda la parte frontal) y realidad virtual a través de los Animojis (emoticonos en 3D con la cara del usuario).

2 El 'boom' de los teléfonos chinos. No sólo de iPhone vive el hombre. Los españoles hemos perdido el miedo a comprar móviles chinos. Al menos eso demuestran las cifras: Xiaomi tiene previsto cerrar el año vendiendo 90 millones de teléfonos en España y alcanzar los 100 millones de cara a 2018. Algo para lo que ha puesto todo su empeño con la apertura de dos tiendas en Madrid. Huawei, el otro gigante asiático instalado en nuestro país, es la segunda marca más vendida después de Samsung. Oppo, Zopo, Coolpad, Hisense o Doogee, Meizo o OnePlus son otras de las marcas chinas que se abren paso en el mercado español. Su éxito radica en el precio: la mayoría de sus terminales ofrecen las prestaciones de gigantes tecnológicos como Apple o Samsung pero a precios que oscilan entre los 100 y los 500 euros.

3 La consolidación de Netflix o HBO. Netflix llegó a España en 2015 y HBO lo hizo a finales de 2016. Sin embargo, 2017 ha sido el año de su consolidación en la mayoría de hogares españoles. De la mano de las series Narcos, Juego de tronos o Stranger Things, Netflix supera el millón de suscriptores en nuestro país y HBO se acerca al medio millón.

Las cifras de inclusión de las plataformas de vídeo en streaming (en línea, sin necesidad de descarga) crecen casi a la par del catálogo de películas y series que ofrecen. Tanto que en 2017 ha nacido un nuevo término: "maratón de series". Por 13 razones y The OA fueron algunas de las series más devoradas por los usuarios de Netflix del tirón en un empacho seriéfilo sin precedentes.

4 Inteligencia artificial hasta en la sopa. Observar el comportamiento del usuario y aprender de él. Así se podría resumir el funcionamiento de la inteligencia artificial (IA), uno de los sectores que más camino ha recorrido este año. Aunque no se ve, está. Habita en las plataformas de internet y las aplicaciones. Se instala en los móviles en forma de asistentes virtuales (como Siri o Bixby) o dentro del propio procesador (como en los teléfonos Huawei). Invade los hogares de cada vez más personas a través de altavoces como Amazon Echo o HomePod de Apple. Su presencia vuelve a los aparatos inteligentes y consigue que obedezcan y ofrezcan al usuario sólo aquello que quiere ver, lo más cercano a sus gustos. Este conocimiento tan íntimo de la humanidad fascina y preocupa a partes iguales.

Elon Musk, gerente de Tesla y Space X, protagonizó este año una discusión con el fundador de Facebook, Mark Zuckerberg por este tema. Musk ve esta tecnología como una "amenaza para la sociedad" y Zuckerberg cree en ella a pies juntillas y la instala en sus redes (en los chatbots de Facebook Messenger, por ejemplo).

5 Lo efímero de las redes sociales. No queda en pie ninguna red social que no cuente con la posibilidad de compartir Stories, publicaciones que desaparecen a las 24 horas. Esta función ha calado hondo en nuestro país: los españoles somos uno de los mayores productores de publicaciones efímeras en Instagram, según reveló su cofundador, Mike Krieger, en una visita en España el pasado mes de mayo.

Snapchat fue la red pionera en instaurar este tipo de publicaciones entre un público más joven y Mark Zuckerberg no tardó en imitarla. A día de hoy, Facebook, Whatsapp e Instagram cuentan con las llamadas Stories. Esta última red es la reina del sector. En agosto de este año las historias de Instagram celebraron su primer aniversario con 700 millones de usuarios alrededor del mundo y cierran el año con un cambio en la esencia de estas publicaciones. Los usuario pueden ahora guardar sus Stories favoritas en carpetas temáticas dentro de su perfil para que no desaparezcan.

6 Los tropiezos de Facebook. Facebook no ha tenido su mejor año de cara a la opinión pública. La red social reconoció en abril su implicación en las elecciones presidenciales que alzaron a Donald Trump como presidente. En su red social se colaron, según aseguran, una serie de anuncios propagandísticos financiados por el gobierno ruso. Más de 10 millones de estadounidenses los vieron y ello obligó a Facebook a endurecer sus reglas para frenar la difusión masiva de propaganda peligrosa. La red de Mark Zuckerberg prometió más control de los contenidos de su comunidad. Una estrategia que también utilizó para librarse de las noticias falsas ( fake news) o los mensajes de odio en su red social. Este año Facebook contrató a 4.500 personas para revisar las publicaciones que generan sus 2.000 millones de usuarios.

7 Twitter alarga su discurso. Twitter sigue tratando por todos los medios no pasar a la historia. A principios de año se subió al carro del contenido efímero, eliminó el huevo de los perfiles sin foto para evitar los trolls y hasta rompió una de sus características estrella: los 140 caracteres (que pasan a ser 280).

La posibilidad de alargar el discurso en Twitter ha funcionado. Los mensajes se comparten más y animan a usar la red social, según varios análisis. Despojados de su esencia de mensajes cortos, la red social del pajarito trata ahora de terminar por completo con el contenido que empeña su buen uso. Este mismo mes han anunciado la eliminación de los perfiles que inciten a la violencia, el terrorismo o insulten de forma gratuita. Con esta última medida de control la red social despide un año para olvidar, estancada en los 300 millones de usuarios.

8 El ata que cibernético que paralizó el mundo. Casi todo el planeta sufrió en mayo el mayor ataque cibernético de la historia. El virus WannaCry paralizó la economía. Los trabajadores de Telefónica en España abandonaron su puesto de trabajo al tener todos los ordenadores infectados y unos 40 hospitales de Reino Unido no pudieron atender a sus pacientes. El ciberataque perjudicó a más de 200.000 usuarios de 150 países. El suceso llevó a las empresas de todo el mundo a revisar todos los protocolos de seguridad para evitar un nuevo ciberataque.

Sin embargo, WannaCry no fue el único. Un mes después un ataque aún más profesional afectó a Rusia y Ucrania. En septiembre, la empresa Equifax sufrió un colosal hackeo que llevó a sus principales directivos a dimitir. La seguridad de los equipos conectados a internet es la asignatura pendiente de cara al 2018.

9 El avan ce de la realidad virtual. Las gafas de realidad virtual quieren convertirse en el nuevo teléfono móvil y ser el próximo objeto indispensable en nuestras vidas. Los óculos que muestran un mundo ficticio ante nuestros ojos toman cada vez más presencia fuera del ámbito de los videojuegos. Por ejemplo, el festival de cine de Sitges ya ha abierto una sección estable de realidad virtual. El cine, la publicidad y las redes sociales se suman a esta tendencia puntera. La inversión en empresas de realidad virtual y aumentada creció hasta los 1.700 millones de euros en 2016 y las previsiones para este año pasaban por duplicar las cifras. En 2021 se venderán más de 92 millones de óculos y cascos de realidad virtual.

10 Año d e cambios para Uber. Para la plataforma Uber, 2017 ha sido un año de cambios. El último y el más relevante: la sentencia de la justicia Europea que equipara a Uber con un taxi y por tanto, le exige una licencia como servicio de transporte y no como una plataforma digital. Se cumple así las peticiones de los taxistas que veían en el servicio un acto de competencia desleal al no regirse por las mismas normas. La aplicación para pedir coches en las grandes ciudades también ha experimentado cambios en sus entrañas. Su cabeza visible, Travis Kalanick , dimitió de su cargo en verano por las presiones de los accionistas, molestos con los últimos escándalos de la firma. Desde que en febrero estallara el escándalo de discriminación sexual y laboral, Uber ha evidenciado políticas nefastas en su gestión de crisis y recursos humanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine