Juicio Caso Asunta

Juicio Caso Asunta | Una testigo asegura haber visto a Asunta y su padre en Santiago la tarde de su muerte

La joven ratifica que vio a ambos entre las 17 y las 19.30 horas mientras que Alfonso Basterra declaró el pasado viernes que no había salido de su casa la tarde en la que desapareció la menor

05.10.2015 | 13:36
Declara un vecino que pasó por la pista de Teo. // LOC

Manuel Crespo, un vecino que pasó por el lugar donde apareció el cadáver de la pequeña, niega que éste estuviese en la pista forestal del Teo entre las 23.15 y las 0.15 horas y su mujer, que le acompañaba aquella noche, ratifica su versión - Los agentes que atendieron la denuncia por la desaparición de la menor se sorprendieron por la actitud de los padres - Un vecino que pasó por la pista forestal de Teo niega que el cadáver estuviese allí a medianoche

Rosario Porto y Alfonso Basterra ya tuvieron la ocasión de explicar su versión de qué había ocurrido con su hija Asunta, de cuya muerte están ambos acusados. Ellos fueron los grandes protagonistas de la semana pasada, pero hoy, igual que el jurado, serán meros espectadores de la descripción que realicen del día de los hechos un variopinto grupo de testigos, que incluye desde el primer guardia civil que vio el cadáver de la niña hasta los dos hombres que lo encontraron en una pista forestal de Teo en la madrugada del 22 de septiembre de 2013.

El primero en ponerse ante el juez esta mañana ha sido Manuel Crespo, un vecino de una casa próxima a donde apareció el cuerpo y su esposa. Éste aseguró que las tres veces que pasaron él y su mujer no vieron el cadáver de la niña en la pista forestal de Teo entre las once y cuarto y doce y cuarto, aproximadamente. Asunta, ya muerta, sería encontrada al filo de la 1.15 de la madrugada del 22 de septiembre. ""Si hubiese  estado allí, juro por mi madre que la habríamos visto", exclamó tajantemente Crespo, quien respondió a las preguntas del fiscal y del abogado de Rosario Porto.

"Para mí que la niña no estaba", ha sentenciado el testigo, quien  ha contado que las huellas de su mujer fueron localizadas por los investigadores "a 60 centímetros de la niña", dado que paseaban por  el margen en el que apareció el cadáver, sobre un talud sin  vegetación por delante.

Aunque ha reconocido que no "es Dios" y podría "equivocarse" en  este extremo, el hombre ha defendido que es "muy difícil" no verla en  esa zona. "Si estuviera ahí, juro por mi madre que la habríamos visto", ha resumido.

A mayores, ha explicado que el lunes posterior al hallazgo, cuando realizó con la Guardia Civil una reconstrucción de su paseo, vio el  señuelo --una prenda oscura-- que se había ubicado donde se encontró  el cadáver para comprobar si tendría que haberla visto. "Yo vi una  prenda oscura, pero estaba colocada más allá de donde apareció la  niña", ha sentenciado.

Su mujer tampoco vio nada

Además, su esposa explicó que tenían problemas con una finca a la que iban a echar una ojeada y estaban pendientes. También resaltaron que el talud estaba "despejado" y por tanto el cuerpo no estaría oculto, y ella puntualizó que caminaban por el lado donde se hallaría el cadáver para evitar "baches".

Durante esa noche, los propietarios de la casa vieron pasar por la  pista un vehículo blanco, que circuló y retrocedió hasta en tres ocasiones --de los hombres que encontraron el cuerpo de la menor--.  Asimismo, también advirtieron un vehículo rojo estacionado en las  inmediaciones de la pista forestal, con un hombre en su interior que hablaba por teléfono, pero no recuerdan haber visto pasar otro turismo en la zona durante esa noche.

El mismo día de los hechos, la Guardia Civil preguntó a la mujer si había visto en el lugar un Mercedes verde --el de Rosario Porto--,  aunque ella afirmó que no.

El vecino del chalé de  Montouto que vio a Porto con  su coche ante  su finca, que indicó que  no tenía llaves del chalé  y solo del portalón de acceso, asegura que vio a la acusada "aogbiada porque  tenía a su hija "sola.

"Me extrañó que Basterra pensase que podía aparecer muerta"

Los siguientes en declarar fueron los dos policías que atendieron la denuncia de la desaparición de Asunta en la tarde del sábado 21 de septiembre de 2013. El primero destacó que le llamó la atención la actitud de Alfonso Basterra, quien comentó que "temía que la niña apareciese muerta" y que esperaba que "no fuese violada". Estas palabras sorprendieron al agente puesto que la menor llevaba muy pocas horas en paradero desconocido, explicó.

Según ha apuntado el testigo, los padres de Asunta acudieron a la Comisaría de Santiago sobre las 22.15 horas para denunciar la desaparición de la niña e informaron de que ésta se había quedado sobre las 19.00 horas en casa y que al regreso de su madre, a las 21.30 horas, "no se encontraba allí", la alarma estaba puesta y la puerta cerrada con llave.

Aunque posteriormente Porto dijo que había ido con su hija a Teo y que la había dejado en una calle próxima a la vivienda, en ese momento la madre aseguró a los agentes que la niña se había quedado estudiando en casa e incluso mostró a los agentes los libros escolares de Asunta "colocados en forma de abanico" para evidenciar que era así como habitualmente estudiaba.

Los padres transmitieron a los agentes en todo momento que la  desaparición "había sido forzada", dado que "la niña era muy responsable y nunca había faltado de casa" y, justo antes de terminar la denuncia, Basterra recordó a Porto que hablase del "incidente" registrado en el mes de julio, cuando un extraño "entró en su domicilio" y agredió a la niña.

El segundo policia declaró que los padres de Asunta estaban "nerviosos" y que Rosario Porto se mostró "llorosa".

Entre los relatos máis destacables de la jornada, por su trascendencia a la hora de esclarecer los hechos ocurridos en la jornada del sábado 21, fue el de una joven que ratificó haber visto a Basterra con Asunta entre las 17 y 19.30 horas en Santiago.

MÁS TESTIGOS

Especialmente trascendencia tiene, para el caso de Alfonso Basterra, el testimonio de una joven que supuestamente le vio la tarde del sábado, cuando la acusación sitúa la muerte de la niña, en compañía de su hija por Santiago. El acusado afirmó durante la instrucción que no se había movido de casa y lo mismo volvió a alegar durante su intervención del pasado viernes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine