La juez decreta prisión por asesinato para el vigués que mató a puñaladas a su madre

El presunto parricida, que fue internado a raíz de sufrir un brote psicótico, todavía permanecía ayer al mediodía en la Unidad de Psiquiatría del Hospital Álvaro Cunqueiro

14.11.2015 | 00:47
Los trabajadores de la funeraria trasladan el cadáver de la víctima del crimen de la calle Zamora.

La titular del Juzgado de Instrucción número 3 de Vigo ha decretado el ingreso en prisión, comunicada y sin fianza de Ramón Martínez Cendón, el joven de 27 años que el pasado domingo mató supuestamente a su madre a puñaladas. Tras su arresto la misma noche del crimen, el presunto parricida fue trasladado a la Unidad de Psiquiatría del Hospital Álvaro Cunqueiro debido a que sufrió un aparente brote psicótico. El TSXG informó ayer que el auto que establece el ingreso en la cárcel del imputado supone un cambio en su situación personal, pero no pudo precisar cuando se hará efectivo. Al menos hasta ayer al mediodía el joven permanecía en el centro hospitalario, según confirmaron otras fuentes.

El crimen, el cuarto que se registró en Vigo en un período de apenas dos meses, se produjo el domingo por la noche. La víctima, María Inmaculada Cendón Rodríguez, de 56 años, fue asesinada con un cuchillo jamonero en el salón de su piso de la calle Zamora: a la espera de los resultados definitivos de la autopsia, los primeros datos apuntan a que la víctima recibió al menos diez puñaladas y que no tuvo posibilidad de defenderse, ya que no había señales de lucha ni lesiones indicativas de que la mujer hubiese podido repeler el ataque, que los investigadores creen que fue repentino.

Fue el propio Ramón Martínez el que confesó el crimen de su madre a una vecina, quien dio la alerta. Al primer policía que llegó al lugar el imputado le dijo que acababa de matar "al demonio". Tras su detención, ya no fue trasladado a la comisaría viguesa, sino directamente al Álvaro Cunqueiro, ya que presentaba síntomas de un aparente brote psicótico y delirios. La investigación debe determinar ahora si cometió el asesinato bajo la influencia de ese brote.

La víctima, que trabajaba en labores de oficina en la factoría Citroën, ya había denunciado al joven diez años antes, cuando éste todavía era menor de edad, por un episodio de malos tratos del que entonces se dio traslado a la Fiscalía de Menores. La mujer recibió sepultura el pasado martes tras un funeral en la iglesia parroquial San Salvador de Coruxo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine