La víctima del crimen de Ponte Caldelas tenía numerosas puñaladas en cuello y tórax

El arma con la que supuestamente Vidal mató al marido de su exnovia fue una navaja - La víctima trató de defenderse - Hallan ropa ensangrentada en casa del detenido

30.11.2015 | 02:08
Concentración celebrada ayer en Ponte Caldelas en repulsa por el crimen.

Además de la propia confesión del presunto agresor cuando éste telefoneó a la Guardia Civil para alertar del crimen y de habérsele incautado el arma utilizada en el homicidio -una navaja-, los agentes cuentan con más pruebas que no dejan de apuntar en la misma dirección. Una de las diligencias realizadas en el marco de la investigación del crimen de Ponte Caldelas fue el registro de la vivienda de Marcos Vidal González, detenido por supuestamente matar a puñaladas al marido de su exnovia, Manuel Ángel Rivas Muiños, de 39 años. En la casa, ubicada en la carretera de Soutomaior, en Arcade, los efectivos encontraron prendas ensangrentadas, la ropa que llevaba cuando perpetró los hechos. Y es que antes de su detención, a las diez y media de la mañana de ese mismo sábado, en el entorno de la playa fluvial de A Calzada, Marcos, peluquero de profesión, fue a cambiarse a su vivienda. Tras su arresto y su traslado a la Comandancia de la Guardia Civil de Pontevedra, con toda probabilidad hoy será puesto a disposición del Juzgado de Instrucción número 1 de Pontevedra, en funciones de guardia.

El crimen ocurría a primera hora de la mañana del sábado, cuando Marcos -que tiene su peluquería puerta con puerta en la calle Rosalía de Castro de Arcade con la tienda de embutidos y jamones ibéricos que regentaba la víctima- se presentó en la vivienda de Manuel Ángel en la calle México de Ponte Caldelas. En ese momento la esposa de la víctima no estaba en el domicilio, sino en su trabajo de enfermera en un hospital pontevedrés. El ahora detenido esperó en el rellano de la escalera y cuando salió Manuel le atacó con la navaja. Al fallecido se le practicó ayer la autopsia. Aunque el resultado de la prueba forense no trascendió, las fuentes consultadas señalan que en el examen visual al cadáver tras los hechos se apreció que presentaba "numerosas" puñaladas, localizadas en cuello y tórax. También tenía lesiones de arma blanca en las manos, lo que apuntaría a que la víctima habría tratado, sin éxito, de defenderse de su agresor.

Marcos Vidal tuvo una relación con la esposa del fallecido, Sandra Martínez, cuando ésta se separó de su marido. Pero el noviazgo finalizó cuando la mujer decidió volver con Manuel Ángel. Todo apunta a que el arrestado no habría asumido la ruptura y que perpetró el crimen movido por los celos. Personas que lo conocían afirman que últimamente no se le veía "bien", y que incluso él mismo comentaba que había ido a un psicólogo y estaba a tratamiento. Tras su arresto, Marcos Vidal tuvo que ser atendido por un ataque de asma. Otras fuentes apuntan a que, ya en la comandancia pontevedresa, tuvo que ser trasladado en más de una ocasión a un centro sanitario por ataques de ansiedad.

El registro en la casa del supuesto agresor fue a última hora del sábado. Los agentes también tomaron declaración a personas del entorno de detenido y víctima. Ahora, una vez sea puesto a disposición judicial, será el juez el que decida sobre la situación procesal del detenido y si los hechos se califican de homicidio o asesinato, en caso en el último supuesto de apreciarse alguna circunstancia como alevosía o ensañamiento.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine