La Guardia Civil interroga durante horas a la madre de Diana en su casa de Madrid

La mujer comparece el viernes en los juzgados de Ribeira - Los agentes buscan vídeos de la joven en las fiestas de la noche de su desaparición y en un concierto

14.09.2016 | 01:54
La madre de Diana, en la casa de A Pobra, tras la desaparición.
La madre de Diana, en la casa de A Pobra, tras la desaparición.

Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que investigan la desaparición de Diana Quer junto a la Unidad Orgánica de la Policía Judicial de Noia (A Coruña), se trasladaron este lunes al chalé de Madrid de la madre de la joven, donde permanecieron unas seis horas hasta bien entrada la madrugada, período durante el cual tomaron declaración a la mujer. Diana López Pinel, a la que apenas días después de la desaparición de su hija mayor le retiraron cautelarmente la custodia de la su otra hija de 16 años Valeria, se trasladará esta semana de nuevo a A Pobra do Caramiñal, donde tiene su casa de veraneo y donde se le perdió la pista a la chica. Lo hará ya que el viernes debe ir a los tribunales de Ribeira. Fue citada por el Juzgado de Instrucción 1 de la localidad, el que lleva la desaparición, si bien su abogado Pedro Víctor de Bernardo aseguraba a última hora de la tarde de ayer que esta comparecencia en calidad "de testigo" ha sido cancelada. El letrado agregó que la que se mantiene, esa jornada, es la del Juzgado de Instrucción 2 del municipio, el que abrió el proceso civil por el que se retiró a esta mujer la custodia de Valeria a favor del padre.

¿A qué se debió la visita de los agentes de la UCO al chalé de Diana López Pinel en la urbanización madrileña de Monte Alina? ¿Por qué se alargó el interrogatorio? Los efectivos llegaron en torno a las ocho de la tarde del lunes y se fueron ya a las dos de la madrugada del martes, como captó una cámara de Antena 3. La actuación se encuadra en la ronda de toma de declaraciones en busca de pistas de Diana y probablemente los agentes volvieron a repasar al detalle con la madre las últimas horas antes de que la joven desapareciese la madrugada del 22 de agosto. En un primer momento la progenitora había descartado la posibilidad de que su hija, tras acudir a las fiestas que se celebraban esa noche en A Pobra, hubiese vuelto a su domicilio. Pero finalmente admitía que sí había entrado en la casa, como lo evidenció el hecho de que el short rosa con el que fue a los festejos y que su madre aportó como descripción para la búsqueda de su hija estaba en la habitación. La joven se lo cambió por unos vaqueros largos.

El letrado, sobre esta visita de la UCO a su cliente, la primera en el chalé madrileño, negó que fuese un "interrogatorio formal". "Fue un diálogo sobre la investigación, para comentar como va el asunto y recabar información", afirmó a FARO, sin entrar en el contenido de lo que se abordó esas horas y sin aclarar, como apuntaban algunos medios, si la mujer visionó con los agentes vídeos de las fiestas y de un concierto al que acudió la chica antes de desaparecer. "No puedo entrar en eso y ella tampoco me dijo nada al respecto", concretó. Pedro Víctor de Bernardo señaló que esta semana viajará a Galicia con su representada debido a la comparecencia judicial del viernes en Ribeira.

En Madrid los agentes también interrogaron las últimas semanas a los amigos de la joven desaparecida en un intento de hallar pistas que ayuden a desvelar el misterio sobre su paradero. Una de estas jóvenes es Zaira, hija del futbolista Guti y de Arancha de Benito. La propia Arancha, en declaraciones a los medios, explicó que su hija estudió con Diana y su hermana hasta que cambiaron de instituto. "Mantenía muy buena relación con las dos, sobre todo con Diana", dijo, confirmando que su hija fue llamada a declarar ante la Guardia Civil, "como todos sus amigos". "Todo lo que la policía pueda saber y se le pueda aportar, es bueno", agregando que es "lógico" que hayan interrogado a la adolescente, a "todas" sus amigas y a su entorno.

Las arduas pesquisas continúan con múltiples frentes abiertos. Con la certeza dada por el teléfono móvil de que aquella madrugada Diana se movió en coche tras regresar y volver a salir de su casa, los investigadores siguen con el análisis de las miles de matrículas captadas por las cámaras de tráfico para identificar ese vehículo y la persona o personas con las que iba, no se sabe si voluntariamente o a la fuerza. También han recabado, y siguen haciéndolo, vídeos de teléfono móvil grabados no sólo en las fiestas del 22 de agosto, sino también en un concierto de rock and roll al que pudo haber ido ese fin de semana previo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine