Los vecinos habían advertido al propietario

07.11.2017 | 03:02

La convivencia con el propietario de los perros era buena en el barrio de As Barreiras, y los vecinos que, en alguna ocasión vieron los perros sueltos, nunca habían presentado denuncia alguna. El alcalde de Covelo, Pablo Castillo, informó ayer de que a raíz de los acontecimientos se supo que los vecinos habían advertido al propietario que debería tener cuidado con los canes ya que siendo perros potencialmente peligrosos debería tomar precauciones. El dogo de Burdeos es una raza considerada potencialmente peligrosa en Galicia y otras comunidades. Las sanciones administrativas por daños que causa un animal pueden alcanzar los 30.000 euros para el dueño cuando se ponen en riesgo la salud la pública o animal, como puede ser el caso de atacar a una persona, así como a la seguridad pública.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine