Diez falsos mitos sobre la gripe que no debes creer

Existen muchas creencias erróneas sobre las causas de esta infección y cómo combatirla

27.10.2017 | 12:10

Inmersos ya en plena temporada gripal, son muchas las recomendaciones que podemos encontrar acerca de cómo prevenir y curar esta infección vírica del sistema respiratorio, cuya campaña de vacunación ya ha empezado. No obstante, no todos los consejos para combatir la gripe resultan efectivos o incluso recomendables. Y es que son muchos los falsos mitos que existen acerca de cómo luchar contra los procesos gripales. En estas líneas, apuntamos algunas de estas falsas creencias:

El frío es el causante de la gripe. Pese a que los procesos gripales son más frecuentes durante los meses invernales, el frío como tal no es responsable directo de esta circunstancia. El hecho de que se den más casos en invierno está relacionado con factores externos, como que la gente convive más tiempo en casa y en espacios cerrados. De la misma forma, también es falso que el aumento de las temperaturas debilite el virus.

Todos los niños han de vacunarse contra la gripe. En España no se recomienda la vacunación universal en niños. Así, solo es recomendable cuando el niño padece alguna enfermedad crónica o si conviven con adultos en situaciones de riesgo. Por ejemplo, niños con asma, diabetes o enfermedades cardiacas, o bien aquellos que convivan con personas mayores o adultos que puedan padecer algunas de las enfermedades crónicas citadas.

Los síntomas de los niños ante la gripe son los mismos que los de los adultos. La edad del niño es determinante a la hora de observar los síntomas. En el caso de niños mayores, "sus síntomas sí son similares a los de los adultos: fiebre, tos, congestión nasal, dolor de garganta, vómitos o diarrea", señala el doctor Javier Macías, pediatra del centro Sagrado Corazón de Valladolid. Sin embargo, en los más pequeños la gripe se puede manifestar de forma menos evidente, con síntomas como fiebre sin causa aparente, somnolencia o pérdida de apetito.

Existen gripes 'mal curadas' y por eso son frecuentes las recaídas. No existe la gripe 'mal curada'. El doctor Javier Macías recuerda que no tenemos ningún fármaco que cure la gripe por lo que no puede estar "mal curada". Lo que puede ocasionar la gripe son complicaciones, a veces leves y en ocasiones graves.

La vitamina C ayuda a prevenir la gripe. Pese a la creencia generalizada sobre las propiedades preventivas de esta vitamina y sus beneficios para nuestro sistema inmunitario, lo cierto es que no existen ensayos clínicos serios que avalen esta teoría.

El ajo y la cebolla ayudan a combatir la enfermedad. Existe la falsa creencia de que un diente de ajo picado te cura la gripe en una sola noche. El ajo es un alimento rico en hierro pero no hay evidencia científica para afirmar que actúa para combatir los procesos gripales. Por su parte, los que defienden que poner una cebolla cruda en la habitación impedirá el contagio tampoco están en lo cierto.

Los antibióticos combaten la gripe. La gripe es una enfermedad frecuentemente autolimitada no complicada, y su tratamiento es meramente sintomático; una adecuada hidratación, reposo relativo y el empleo de analgésicos y antitérmicos (paracetamol, antiinflamatorios no esteroideos, etc.) deberían ser suficientes. Al estar producida por un virus, los antibióticos no están indicados para la gripe. Los antivirales sólo se utilizarán bajo prescripción médica en pacientes de riesgo.

La gripe es un resfriado mal curado. El resfriado y la gripe o influenza son dos enfermedades diferentes que tienen síntomas parecidos. Conocer la diferencia entre las dos enfermedades es importante porque en determinadas personas las complicaciones de la gripe pueden llegar a ser fatales. La fiebre alta, la tos, los dolores musculares y los dolores de cabeza son más propios de la gripe (y raros en el resfriado); por contra, los estornudos, la secreción nasal y el dolor de garganta son más propios del resfriado (y poco o nada habituales en la gripe).

Para eliminar la gripe conviene abrigarse en la cama y sudar. Si tienes fiebre y te abrigas mucho en la cama puede subir más la temperatura corporal. Es importante no taparse demasiado y tomar antitérmicos para bajar la fiebre.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Salud


Cómo acabar con los gases intestinales.
Diez remedios para controlar los gases intestinales

Diez remedios para controlar los gases intestinales

Existen una serie de hábitos y alimentos naturales que ayudan a evitar las incómodas flatulencias

Ácido fólico: ¿Cuánto hay que tomar en el embarazo?

Ácido fólico: ¿Cuánto hay que tomar en el embarazo?

La ingesta de esta vitamina es importante para una correcta formación del feto

Ocho de cada diez casos de cáncer de pulmón se detectan en fase avanzada

Ocho de cada diez casos de cáncer de pulmón se detectan en fase avanzada

Este tipo de tumor, que se lleva 20.000 vidas en España cada año, no da síntomas hasta que está...

Nace el primer bebé a partir de un óvulo vitrificado automatizadamente

Nace el primer bebé a partir de un óvulo vitrificado automatizadamente

La vitrificación es un sistema de criopreservación ultrarrápido que reduce el tiempo y el riesgo...

Cómo afecta el consumo de alcohol a nuestro cuerpo

Cómo afecta el consumo de alcohol a nuestro cuerpo

Te mostramos cómo reacciona nuestro organismo y qué consecuencias tiene para nuestra salud

Comer a media noche, ¿por qué es malo para la salud?

Comer a media noche, ¿por qué es malo para la salud?

No conviene ignorar las señales del reloj biológico y comer por la tarde y de noche

Remedios caseros para combatir la tos seca

Remedios caseros para combatir la tos seca

Descubre cómo evitarla con ingredientes que tienes en casa y acaba con las molestias

Enlaces recomendados: Premios Cine