La voz de Raffaella Carrà retumbaba en Wembley antes del inicio del España-Italia, dos países que han llorado la muerte de una cantante e icono universal. Sobre el césped sonó una canción ya conocida, la prórroga, la tercera consecutiva para los de Luis Enrique y la segunda tanda de penaltis seguida. Y la misma canción que bailaron ambos en la Eurocopa del 2008, aunque la 'Fiesta' tuvo esta vez un desenlace opuesto .

Si hace 13 años eran los italianos los que entonaban 'Qué dolor' este martes en Wembley el desconsuelo era de los españoles, pese a haber caído con honor. Mientras la megafonía de Wembley atronaba con el 'Explota mi corazón' el de Pedri no paraba de bombear lágrimas, pese a los abrazos de Luis Enrique, de sus compañeros y de rivales como Donnarumma. El talentoso y precoz portero, de 22 años, y la joven perla azulgrana seguro que cruzarán sus caminos en muchos más torneos de selecciones. Si la Carrà cantaba en 'Pedro' que se había enamorado enseguida de un chaval llamado así, muchos futboleros, por encima de los colores y nacionalidades, se han enamorado del juego y personalidad de este chaval de 18 años en su primera gran cita con España. 

"Ni Iniesta con 18 años ha hecho una Eurocopa así. Que se sumen al carro de Pedri muchos más. Hay que saber vivir con la victoria y la derrota. Me siento muy orgulloso", asestó Luis Enrique. "Tenemos muchos jugadores jóvenes y nos hemos comportado como un equipo de principio a fin. En la prórroga nosotros hubiéramos jugado media hora más y ellos hubieran ido directos a los penaltis. Le doy un 9 a esta selección". 

60

El partido Italia-España, en imágenes EFE

"Ha sido una pena no llegar a la final pero seguro que servirá para el futuro", sentenció Busquets, veterano que puso en valor el trabajo de un joven bloque. El centrocampista del Barça no quiso aclarar si había disputado su último partido con la selección española o si aún se veía con fuerzas para estirar el chicle un año y medio más, hasta el Mundial de Catar. «No es el momento de pensar en mí, sino para estar tristes pero también orgullosos y pensar en general. Hay que encarar el futuro con mucho optimismo, da igual si estoy yo o no, lo que importa es el colectivo. Queda año y medio para el Mundial pero este es el camino y va a servir de experiencia importante para el futuro».

Tanto Busquets como Luis Rubiales, presidente de la Federación española, ensalzaron que España había sido dominadora de un encuentro. "Hemos hecho un grandísimo Europeo solo detalles nos han apartado de la victoria. Llevábamos nueve años de travesía en el desierto y España ha vuelto", destacó Rubiales que puso en valor todo lo bueno que se había hecho y considerando que solo pequeños detalles habían dejado a España fuera de la final. "Hemos marcado un estilo de juego que durará años. Creyendo en esta filosofía de juego hay que estar orgulloso de este equipo», comentó, tras explicar que se había abrazado con Morata. "No ha podido ser, presi".

Busquets: "El fútbol no ha sido justo con nosotros" Atlas