01 de diciembre de 2019
01.12.2019

Infortunio de nacimiento

30.11.2019 | 23:55

En mi opinión el de Rey/Reina no es un buen trabajo: sin vida personal, sin apenas poder y todo el día vigilado. En cuanto al glamour, todas las cosas repetidas a diario pierden la chispa y acaban aburriendo. Es verdad que se debe de sentir uno enganchado a la historia, pero la de los reyes, salvo contadas excepciones, tampoco suele ser para tirar voladores.

Ahora bien, siendo malo, ese puesto de trabajo es mejor que el de príncipe heredero (sobre todo en familias longevas), e infinitamente mejor que el de miembro secundario de la familia. El del Príncipe Andrés de Inglaterra, ahora caído en desgracia (si es que alguna vez estuvo en gracia), resulta patético de modo especial. Expulsado de la vida pública, de momento solo por elegir mal sus amistades, no le será tampoco fácil, con casi 60, encontrar la privada. A veces, la mala cuna le hace a uno desgraciado para toda la vida.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook