14 de febrero de 2020
14.02.2020
cartas de los lectores

Hannah Arendt y Joker

13.02.2020 | 22:13

Quiero felicitar a Joaquin Phoenix por el Oscar al mejor actor. Viendo la película Joker me trajo a la memoria a Hannah Arendt. Cuando el periódico The New Yorker, mandó a Hannah Arendt como corresponsal al juicio de Adolf Eichmann, no se podía imaginar el revuelo que esta filósofa iba a levantar. Y cómo todo el que sacude al mundo relatando u opinando sobre hechos polémicos, tuvo defensores y detractores. Tres fueron los temas que indignaron a los lectores. El primero, el concepto de la banalidad del mal. El segundo, Arendt insinuó que Eichmann era una persona "terriblemente y temiblemente normal". Y el tercero, criticó a algunas asociaciones judías por colaborar con los alemanes. En vez de defender incondicionalmente, como buena judía, la causa de su pueblo, debatió, investigó, reflexionó... Sus adversarios llegaron a ser muchos; el filósofo Isaiah Berlin no quería ni oír hablar de ella, y el novelista judío Saul Bellow afirmó que Arendt era "una mujer vanidosa, rígida y dura, cuya comprensión de lo humano resulta limitadísima". Sus ideas siguen molestando hoy como lo hicieron hace cincuenta años. Nada en la historia es blanco y negro, y los análisis de Arendt despiertan la animadversión de los que prefieren explicárselo todo con esquemas simples que no permitan la duda ni obliguen a reflexionar sin fin. Hannah Arendt,puso de manifiesto que el mal puede ser obra de la gente común, de aquellas personas que renuncian a pensar para abandonarse a la corriente de su tiempo. Para mí, tanto Arendt como esta película, demostraron una valentía poco común al decir en público lo que opinaban sobre un tema conflictivo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook