06 de abril de 2019
06.04.2019
La Opinión de A Coruña
consejos sanitarios

Puedes recargar tu energía

05.04.2019 | 22:26
Puedes recargar tu energía

En cualquier momento del año o etapa vital se produce esta sensación, pero resulta especialmente incómoda en el otoño y en la primavera. Cuando nos sentimos cansados, todo se complica y los problemas se multiplican. No es que todo vaya tan mal, lo que ocurre es que nos sentimos desanimados y la situación nos genera cansancio y frustración. Acude a tu médico y consulta lo que te está ocurriendo para que pueda ayudarte a encontrar una solución.

Nuestro organismo necesita "cargarse de energía" para poder realizar las actividades diarias y mantener un buen ánimo. Los cambios de estación o los períodos de estrés mantenido agotan nuestras fuerzas y provocan alteraciones en nuestro equilibrio vital. Dejarlo correr y esperar a que todo se resuelva por sí mismo no es la solución correcta. Es necesario hacerle frente a la situación y tomar las medidas adecuadas para reconducirla.

Modificar hábitos nocivos puede ser el primer paso. Dejar de fumar, reducir la ingesta de alcohol o comer de manera saludable siguiendo una dieta equilibrada es fundamental para mantener nuestra salud. También es necesario hacer ejercicio, renunciar al sedentarismo cómodo porque nos sintamos continuamente cansados. Y, por supuesto, mantener un estado mental relajado sin dar excesiva importancia a todos esos "problemas" que nos generan una ansiedad incontrolable. Cualquier paso debe ser consultado al médico, que indicará la terapia adecuada a cada situación.

De manera preventiva y, desde el punto de vista "natural", suelen utilizarse compuestos fitoterapéuticos o suplementos como:

La levadura que contiene proteínas de alto valor biológico, vitaminas del grupo B, minerales, ácidos grasos (oleico y linoléico) y fibra. Estos compuestos la hacen muy interesante como suplemento alimentario para mejorar la piel, el cabello, las uñas y reducir el cansancio. También favorece el aumento de las defensas del organismo y el buen estado y funcionamiento de la flora intestinal. No hay datos concretos sobre la aparición de efectos adversos importantes.

La jalea real se considera un suplemento alimenticio que contiene en su composición química las vitaminas C, D, E, A, las del grupo B, minerales, ácidos grasos insaturados y aminoácidos esenciales. A ellos se atribuyen sus propiedades características: reconstituyente, estimulante y tonificante para el cansancio físico, para prevenir catarros e infecciones y para aumentar la resistencia mental en períodos de estrés o fatiga. Es un excelente complemento alimentario en estados de debilidad o agotamiento físico o psíquico. Tiene efectos adversos, por lo que no se recomienda su administración prolongada.

El polen tiene un alto valor nutritivo por su contenido en proteínas, vitaminas del grupo B y C, sales minerales y oligoelementos. Mejora el estado de ánimo, aumenta el apetito y reduce la fatiga física. Elige un producto de alta calidad, origen natural y que haya sido sometido a los controles sanitarios adecuados para evitar fraudes y contaminaciones que resultarían muy peligrosas para tu salud.

El ginseng tiene varias propiedades terapéuticas relacionadas con su composición química (ginsenósidos), aunque no todas están reconocidas por la medicina tradicional. Suele aconsejarse en situaciones que cursan con cansancio, astenia, fatiga general, estrés, agotamiento físico e intelectual o fatiga crónica, pues aumenta los reflejos y revitaliza, mejorando el estado físico y mental.

El inicio del consumo debe hacerse lentamente porque puede causar dolores de cabeza y malestar general. Un exceso provoca nerviosismo, imposibilidad de dormir, náuseas, cifras elevadas de tensión arterial, urticaria, dolor de estómago y cabeza, tensión muscular y diarrea. En las mujeres puede causar además dolor de mamas y metrorragias. A largo plazo se presentan efectos secundarios similares a los de la sobredosis por corticoides, lo que implica que no puede consumirse de manera habitual.

No se recomienda combinarlo con cafeína u otros excitantes, antidepresivos, tratamientos hormonales, antipsicóticos o estimulantes del SNC. No se debe administrar a niños, ni en embarazo y lactancia. No usar en insomnes, enfermos de tiroides, ni en hipertensos o pacientes con trastornos cardíacos, pues afecta a la tensión arterial. Tampoco se debe tomar antes de ir a dormir.

Existe en el mercado una gran variedad de productos con una o varias plantas medicinales asociadas o no con complementos alimentarios (jalea, polen,?) que pueden estar también combinados con vitaminas y minerales. Se debe utilizar el producto más adecuado a cada caso, pues proporcionará energía, antioxidantes, vitaminas y minerales adecuados para recuperar la vitalidad física necesaria para desarrollar tu vida normal. Consulta a tu médico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.