27 de junio de 2019
27.06.2019

El café, ¿un aliado contra la obesidad?

Un estudio de la Universidad de Nottingham revela que tomar una taza de esta bebida puede estimular la grasa parda, que ayuda a regular el peso

26.06.2019 | 21:32
Una taza de café.

¿La clave para combatir la obesidad y la diabetes podría estar en el café? Es pronto para afirmarlo, pero un estudio de la Universidad de Nottingham (Reino Unido) ha revelado que tomar una taza de café puede estimular la grasa marrón o grasa parda, cuya función principal es generar calor corporal al quemar calorías, por lo que esta popular bebida podría emplearse no solo para mantenernos despiertos y activos, sino también para mantener a raya las grasas, lo que podría ser la clave para combatir enfermedades como la obesidad y la diabetes.

Aunque no es la primera vez que se apunta al café como un potencial quemagrasas, el estudio británico, que publica Scientific Reports, es pionero al tratarse de uno de los primeros que se realizan en humanos en busca de componentes que puedan tener un efecto directo en las funciones de la grasa marrón.

El tejido adiposo marrón (BAT), también conocido como grasa marrón o grasa parda, es uno de los dos tipos de grasa que se encuentra en los humanos y otros mamíferos. Inicialmente, solo se atribuía a los bebés y a los mamíferos que hibernan, pero en los últimos años se ha descubierto que los adultos también tienen unos 100 gramos de esta grasa, localizada en la zona clavicular e intervertebral, y cuya función principal es generar calor corporal al quemar calorías, a diferencia de la grasa blanca, que es el resultado de almacenar el exceso de calorías.

"El tejido graso o adiposo tiene muchas funciones, entre otras, amortigua algunas zonas delicadas de tu cuerpo, como las glándulas mamarias; acumula energía, y regula la temperatura corporal. Esta última función la realiza la grasa marrón o parda, que recibe este nombre por su tono más oscuro. Produce el 20% del calor corporal, quemando energía para elevar su temperatura cuando hace frío", explica la doctora en Farmacia y nutricionista gallega Amil López Viéitez.

El equipo de la Universidad de Nottingham usó una técnica de imagen térmica para localizar la grasa parda y evaluar su capacidad para producir calor, y observaron que la grasa marrón se calentaba inmediatamente después de tomar café. Ahora queda por determinar si es la cafeína u otro ingrediente del café el que actúa como estímulo de la grasa parda.

"El café parece que aumenta la temperatura de la grasa parda del cuello. El mecanismo es aún desconocido, pero se postula una activación del sistema nervioso simpático transitoria", explica Viéitez. La especialista gallega explica que si se consigue activar la grasa marrón o parda, el cuerpo quemará más energía en forma de calor. "Los científicos están buscando alimentos con mayor contenido en grasa parda y los genes implicados en su activación para modularlos a través de fármacos o complementos nutricionales que mantengan activo más tiempo el tejido graso marrón o que transformen la grasa blanca en marrón", expone. El objetivo es, añade, que el organismo gaste más energía, facilitando así que se alcance y se mantenga el peso ideal. "Cuanto mayor sobrepeso, menor cantidad de grasa marrón se tiene, por lo que lo primero que se debe hacer para activarla es perder peso", añade.

Según la nutricionista, otros estudios apuntan a que el ácido ursólico de la piel de manzanas y peras también podría activar la grasa marrón.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.