Kiosco

La Opinión de A Coruña

Asesinada una mujer de 32 años por su vecino en Zaragoza

El hombre se encuentra detenido | Homicidios de la Policía Nacional trata de averiguar si ambos mantenían una relación

Restos de sábanas tras el levantamiento del cadáver en el rellano. | // ANDREEA VORNICU / EPA

Cristina, de 32 años, fue asesinada este lunes por la noche en Zaragoza. El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón desconoce el grado de relación con el autor de su muerte violenta, más allá de su vecindad. Lo que no sabía la víctima es que Adil L., el hombre marroquí de 45 años que vivía en la puerta de a lado y que supuestamente la mató fue condenado por otro crimen en Madrid cometido en 2001 y que estaba en busca y captura, según El Periódico de Aragón, que pertenece al mismo grupo que este diario (Prensa Ibérica).

El homicidio tuvo lugar sobre las 21.55 horas en la calle Alegría, en el barrio de San José. Los gritos alarmaron al vecindario que llamó a la sala del 091 de la Policía Nacional. El hombre se encuentra detenido e ingresado en Traumatología del hospital Miguel Servet de Zaragoza a la espera de prestar declaración por estos hechos. El levantamiento del cadáver se produjo sobre las 01.00 horas, momento del traslado al Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Zaragoza para realizarle la pertinente autopsia.

El Grupo de Homicidios de la Jefatura Superior de Policía de Aragón tiene abiertas todas las hipótesis y trata de analizar si ambos implicados tenían algún tipo de relación sentimental. De ello dependerá, tal y como marca la ley, que el caso pueda circunscribirse en la violencia de género.

“Me siento culpable”

Belén, una joven vecina del edificio contiguo fue una de los testigos. Señala que empezó a escuchar gritos y se asomó a la ventana, pudiendo oír a la Policía Nacional diciéndole: “Tira el cuchillo, tira el cuchillo”.

También destaca que él decía: “Me siento culpable, me siento culpable” y “que me estoy muriendo, que me estoy muriendo” mientras se tocaba el abdomen vendado.

Otra vecina, Mayte, admite que no puede dar grandes detalles porque no estaba en ese momento, si bien explica que entre el hombre y la mujer había buen trato como vecinos. Lo supone porque hubo unas obras en la comunidad y ella le dio las llaves de su casa para que fueran los operarios a su domicilio porque ella trabajaba de mañanas.

La delegada del Gobierno en Aragón, Rosa Serrano, calificó este asesinato de feminicidio, si bien consideró que es pronto para saber “qué clase de feminicidio es”, es decir, si hay vinculación personal entre ambos. De confirmarse que es un asesinato de violencia machista serían ya cinco mujeres las asesinadas en España en los últimos nueve días.

Compartir el artículo

stats