14 de marzo de 2018
14.03.2018
El trágico desenlace de un caso que mantuvo en vilo al país

La detenida confiesa que golpeó al niño con un hacha y lo asfixió tras una discusión

Ana Julia Quezada declara que el pequeño de 8 años trató de agredirla con un machete, se dio en la cabeza y que ella, asustada, lo remató

14.03.2018 | 01:23

Ana Julia Quezada, la única detenida por la muerte del niño Gabriel Cruz en Níjar (Almería), ha confesado. Mató al pequeño el mismo día de su desaparición en una finca situada a cuatro kilómetros de la casa de su abuela, a la que lo llevó en coche. Viene a decir que en un primer momento actuó en defensa propia, pues al estallar una discusión entre ambos, el hijo de su pareja, de 8 años, trató de agredirla con un hacha. Según el relato de la mujer, de 43 años, durante el forcejeo el niño acabó golpeándose en la cabeza con el contrafilo del hacha. Ella entonces se asustó y lo asfixió. Es el resumen de una declaración confusa y parcial que la presunta asesina realizó durante cerca de dos horas, ante sus abogados y especialistas de la Guardia Civil.

La única detenida por la muerte del pequeño Gabriel ha cambiado de actitud por consejo de sus abogados. Así, frente al absoluto mutismo y total ausencia de colaboración del lunes, ayer decidió contestar todas las preguntas de los especialistas y colaborar con los agentes para esclarecer los hechos.

Según la supuesta homicida, el día que desapareció Gabriel al salir de casa de su abuela, en Las Hortichuelas de Níjar, con destino a la casa de sus tíos y primos, situada a apenas cien metros de distancia, ella lo recogió en su coche. El pequeño entró voluntariamente. De allí lo llevó a la finca de la familia de su pareja, Rodalquilar, donde ambos empezaron a discutir y luego a forcejear. A continuación, siempre según el relato de Ana Julia Quezada, llegó el episodio del hacha y la muerte del niño por asfixia, según ha determinado la autopsia provisional y a la espera de los resultados de la definitiva. El caso ha sido declarado secreto y el juez ha prohibido la incineración del cadáver del niño, por si resultara necesario realizar otra autopsia.

Tras la declaración, la única detenida por la muerte de Gabriel Cruz fue trasladada de nuevo a la finca de Rodalquilar, donde se practicaron nuevas diligencias. La Guardia Civil ha recuperado en un vertedero cercano al lugar del crimen la ropa que llevaba el menor cuando desapareció. Ana Julia Quezada será puesta a disposición judicial hoy, al mediodía. Mientras tanto, los agentes de la unidad Central Operativa (UCO) trabajan a contrarreloj para recabar todas las pruebas posibles y entregar hoy así al juez un atestado lo más completo posible para esclarecer lo ocurrido. La instrucción será realizada en el Juzgado número 5 de Almería, cuyo titular es Rafael Soriano.

Ana Julia Quezada fue detenida el domingo, cuando transportaba en el maletero de su coche el cadáver del hijo de su pareja, tras haberlo recogido de la finca de Rodalquilar. En los días anteriores había protagonizado numerosas escenas de dolor ante las cámaras y había llegado a ofrecer, en nombre de la familia del niño, una recompensa de 10.000 euros a quien aportara una pista fiable para su localización. Algunos expertos, como la criminóloga asturiana Marina Velasco, sospechan que la detenida puede presentar rasgos propios de una psicópata.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook