06 de julio de 2018
06.07.2018
Miriam López Psicóloga

Rescate a contrarreloj en Tham Luan

Las labores para liberar a los 12 niños en la cueva de Tailandia se aceleran ante la llegada de fuertes lluvias en la zona - "Es una carrera contra el agua", afirma el jefe del operativo

06.07.2018 | 01:40
Los equipos de rescate trasladan bombonas de oxígeno.

La pregunta que se hace todavía Tailandia es la manera en que el equipo de fútbol terminó en un estante de roca a unos 4 km de la boca de la cueva. Se plantea la hipótesis de que los niños, adentrándose en el lugar, buscaban refugiarse de las lluvias torrenciales del Monzón. Sin embargo, la lluvia terminaría por obstruir los estrechos pasillos con barro y escombros, obligándolos a adentrarse a la cueva y bloqueando la visibilidad y la salida al exterior. Con unos 10 kilómetros de longitud el escenario es una suerte de laberinto de mucha agua y ninguna luz. Las labores de rescate se aceleran ante a llegada de más lluvias

El rescate de los doce menores y el adulto atrapados desde hace doce días en una honda cueva al norte de Tailandia continúa a contrarreloj bajo el temor a que las lluvias anunciadas para esta semana vuelvan a inundar la cavidad y paralicen las labores de rescate.

Tras haberse encontrado con vida al grupo atrapado en la cueva de Tham Luan, 1.300 efectivos procedentes de más de cinco países planean ahora cómo sacarlas de la gruta. Los niños, de entre 11 y 16 años, pertenecientes al equipo de fútbol "Jabalíes Salvajes" , fueron descubiertos por dos rescatistas británicos que habían llegado hasta el lugar para unirse a la operación de búsqueda el lunes por la noche.

Las nada halagüeñas previsiones meteorológicas harían retornar los casi 130 millones de litros que ya han sido extraídos, sin descanso, de la gruta mediante veinte bombas. Se trata del equivalente a 50 piscinas olímpicas. "Estamos en una carrera contra el agua", declaró Narongsak Osotthakorn, jefe de la célula de crisis, ello a pesar de que la inundación haya descendido un cuarenta por ciento en el tiempo que llevan en marcha los trabajos. Ese descenso en el nivel de las aguas debería ser lo suficiente como para que los niños no tengan que bucear o que lo tengan que hacer muy poco.

El plan de extracción que cobra más fuerza en las condiciones actuales es que el grupo se sumerja durante unos centenares de metros a lo largo de estrechos pasadizos con nula visibilidad, pero acompañados de dos buzos y atados a una cuerda que serviría de guía.

Llegarían entonces a un campamento temporal en una gruta a kilómetro y medio de su ubicación actual, donde los rescatistas han dispuesto provisiones y bombonas de aire comprimido, antes de intentar la salida definitiva al exterior. Esa opción es apoyada por gran parte de los expertos internacionales enviados, si bien todavía se escruta la montaña en busca de una cavidad por la que hacer ascender a los encerrados. "No podemos confirmar cuándo tendrá lugar (el rescate). Pero nos aseguraremos de que los niños estén al cien por cien seguros durante la misión", declaró Osotthanakorn. El profesor vigués de Buceo Atlantis, Ángel Rodríguez, asegura que sería una "medida desesperada. En un momento de pánico podrían ahogarse. Estamos ante un nivel de riesgo altísimo."

Mientras tanto, una decena de militares -entre ellos un médico y un psicólogo-, cuidan de los jóvenes, visiblemente delgados, pero en buen estado de salud.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine