26 de agosto de 2019
26.08.2019

Siete fallecidos al colisionar en el aire una avioneta y un helicóptero en Mallorca

El helicóptero golpeó con las hélices a la avioneta, que se partió y cayó al suelo, según un testigo del accidente || Entre los muertos hay dos niños de 7 y 11 años

26.08.2019 | 00:00

Mallorca vivió ayer la jornada más negra de su historia aérea. Siete personas murieron, entre ellas dos niños, al chocar un helicóptero y un avioneta en pleno vuelo al mediodía a las afueras de Inca. No hubo supervivientes en las dos aeronaves. Se trata del accidente aéreo más grave que se recuerda en la isla tras el siniestro de Alfàbia, en 1959, que dejó cinco víctimas mortales.

Los siete fallecidos ayer son dos españoles, Juanjo Vidal, de origen valenciano, que pilotaba una moderna avioneta-ultraligero Aeroprakt A22L2, matrícula EC-GU1, y que iba acompañado de un allegado, Gustavo Serrano; un italiano, Cedric Leoni, a los mandos del helicóptero, modelo Bell 206 Long Ranger, matrícula Dhott, y sus cuatro pasajeros, una familia alemana formada por una pareja y sus dos hijos, ambos menores y de unos siete y once años.

El helicóptero, de la empresa germana RotorFlug, realizaba una excursión turística desde la zona de Llevant hasta el Ponent de la isla. Despegó del aeródromo de Son Bonet (Marratxí), donde tiene su base, a las diez y cuarto de la mañana de ayer. El piloto italiano luego recogió a la familia alemana en una finca cerca de Manacor. Los cinco ocupantes se dirigían a un restaurante, junto a un campo de golf en Camp de Mar (Andratx). Allí, les esperaba otra familia con niños para celebrar un cumpleaños. Nunca llegaron a su destino.

Sobre las 13.35 horas de ayer, el helicóptero colisionó en el aire a las afueras de Inca contra la avioneta, que había despegado poco tiempo antes del aeródromo de Binissalem. El impacto fue brutal. Los dos aparatos estallaron y cayeron sobre dos fincas rústicas, distantes a unos 300 metros, en la confluencia del Camí Vell de Costitx y el Camí del Pou d'en Tarí.

Varios vecinos fueron testigos del grave accidente. Escucharon un gran estruendo y luego contemplaron horrorizados cómo las dos aeronaves habían caído a unos pocos metros de sus casas y estaban envueltas en llamas. La tragedia aérea pudo ser todavía peor, ya que el punto del siniestro está plagado de casas de campo de veraneo y ayer, al ser domingo, la mayoría de viviendas estaban ocupadas. Precisamente, los residentes fueron los primeros en intervenir. Formaron una cadena humana y trataron de apagar el fuego con agua. Varios de ellos observaron los cadáveres en las dos aeronaves.

Según un vecino, el helicóptero golpeó con las hélices en el aire a un ala de la avioneta, que se partió, perdió su flotabilidad y entró en barrena hasta caer contra el suelo en una finca en el Camí del Pou d'en Tarí. El aparato siniestrado quedó hecho añicos junto a un muro, en la parte trasera de una casa. Mientras, el helicóptero perdió las hélices, dio vueltas girando sobre sí mismo sin control y se precipitó sobre la finca s'Hort de ca la Veritat, a pocos metros de una piscina de una vivienda vacacional. Los expertos indicaron que es muy difícil que pueda ocurrir un accidente de este tipo. Los restos de las aeronaves y otras muestras orgánicas quedaron esparcidos en un radio de entre 700 metros y un kilómetro. La Guardia Civil y Aviación Civil investigan las causas del impacto en pleno vuelo. La comisión de investigación de accidentes aéreos, del Ministerio de Fomento, se personará en la isla e inspeccionará el lugar.

Los Bomberos de Mallorca apagaron las llamas en las aeronaves. Agentes de la Guardia Civil se volcaron en las pesquisas junto con un equipo de forenses. Los políticos de la isla acudieron a Inca y mostraron sus condolencias.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook