22 de julio de 2019
22.07.2019

Cinco faros en las Rías Baixas

Disfrutar de los atardeceres gallegos a los pies de estos "gigantes de la costa" es una experiencia única

22.07.2019 | 08:18
El faro Cabo de Home, en Cangas do Morrazo.

Los faros han servido durante siglos como un guía inalterable para cientos de buques que navegan frente a la sinuosa costa gallega. Aunque antaño la mayoría estaban habitados, hoy casi todos han sido automatizados. Sin embargo, estas construcciones ofrecen una oportunidad única para recorrer la costa desde una perspectiva inigualable. A continuación, te presentamos cinco faros de la costa de las Rías Baixas que no te dejaran indiferente.

Faro Illas Cíes, Vigo

Sin lugar a dudas, es uno de los más fotografiados de la costa gallega. Situado en la Illa do Medio –también conocida como Illa do Faro-, es uno de los puntos más emblemáticos de las Cíes. Para llegar a él se debe subir por un sendero de intrincada curvas entre los acantilados que, según ascendamos, nos asombrará con sus increíbles vistas. El faro se encuentra en la cima del monte y es el mirador más buscado de las islas.

Aunque el camino de ascenso supondrá todo un reto, una vez situados a sus pies, a 178 metros de altura, tendremos una increíble panorámica de la ría de Vigo con la illa do Sur y la playa de San Martiño frente a nosotros.

Faro Cabo Home, Cangas do Morrazo

Otro plan para conocer la costa de las Rías Baixas es visitar el Cabo de Home, situado en la abrupta Costa da Vela, en la península do Morrazo. Se encuentra en el punto más próximo al archipiélago de Cíes, a 2,5 kilómetros, en el entorno natural del Cabo Home. Una vez allí, el turista se encontrará con el esbelto faro pintado de color blanco en el que destacan tres ventanucos. A unos metros se encuentra la paradisíaca playa de Melide, ideal para pasar una jornada estival.

El faro de Cabo Home tiene además un gemelo de igual construcción en Punta Subrido. Juntos hacen visibles los extremos de la abrupta península para los barcos que navegan durante la noche. Entre ambos se encuentra el Faro de Punta Robaleira, una pequeña torre construida en piedra y pintada de color rojo. El conjunto de estos tres faros permite realizar un recorrido por los senderos al borde de los acantilados en los que disfrutar de las incomparables vistas.

Faro de Ons, Bueu

La Illa de Ons, además de formar parte del Parque Nacional das Illas Atlánticas, cuenta con otra peculiaridad: en su faro trabaja uno de los últimos fareros de Galicia.

Shutterstock

El faro se encuentra en la cima del monte Cucarno y tiene una característica forma en U que se explica por la construcción de un nuevo faro sobre la base del primero. El 1990 su alimentación pasó a ser a través de energía fotovoltaica, siendo uno de los últimos en abandonar el petróleo a presión.

El faro se encuentra en la isla principal del archipiélago de Ons, que se puede visitar en transporte público en Semana Santa, los fines de semana de mayo y en verano. Visitar la isla en una escapada de fin de semana estival acampando en su camping puede ser un viaje económico en el que disfrutar de la belleza inconfundible de la isla.

Faro Cabo Silleiro, Baiona

En 1862 se construyó el primitivo Faro Silleiro en la costa de Baiona, frente al Atlántico, desde donde guiar a los buques que se enfrentan a las indomables olas cuando el temporal arrecia. Sin embargo, en 1924 se edificó el nuevo Faro a 85 metros en la montaña, más alejado de la impetuosa mar.

El nuevo edificio del Faro tiene una planta rectangular de dos pisos desde donde se levanta una torre roja y blanca que aloja una lámpara visible a 40 millas, convirtiéndolo en un punto clave para los navíos que transitan frente a la costa sur de Galicia.

Faro Punta Cabalo, Illa de Arousa

Construído en 1852 sobre un conjunto de piedras en Punta Cabalo, este faro flanqueado por una densa vegetación, nos permite disfrutar de las innumerables bateas de la ría de Arousa y, en especial, de la vecina costa da Barbanza.

Shutterstock

Actualmente, aunque sigue iluminando el mar nocturno, el edificio ha sido reconvertido en restaurante, ofreciendo una oportunidad única de disfrutar de la gastronomía local en la terraza de un histórico faro.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook