Si por algo se caracteriza Ikea es por ofrecer siempre soluciones prácticas para un mejor almacenaje. En este caso, nos sorprende con los cajones debajo de la cama. Unos módulos ideales para guardar los edredones o la ropa que consideremos oportuna. Sin duda alguna, una idea muy versátil para las estancias con espacio reducido.

El cajón debajo de la cama, el aliado del armario

La marca sueca ha decidido sustituir el canapé abatible de toda la vida por unos cajones con el fin de organizar la ropa del dormitorio. Es un producto novedoso y, sobre todo, muy funcional que ha generado expectación. Esta estructura consta de varios cajones grandes para guardar las cosas.

Uno de los principales beneficios de este accesorio es que no tenemos que levantar el canapé, como es lo habitual. Por lo que es una propuesta mucho más cómoda y fácil de manejar. Además, su estética en madera maciza y con acabado natural encaja a la perfección en la mayoría de las habitaciones.

Por otro lado, teniendo en cuenta que hay distintos tamaños de cama, podemos encontrar estos cajones en distintas medidas, en función de las necesidades de cada usuario. Hay algunos que miden 65 x 70 centímetros y otros modelos, cuyo tamaño es de 200 centímetros, en dos unidades.

Estas cajas son muy fáciles de sacar y meter para aprovechar este hueco de debajo de la cama que, normalmente, está inutilizado y se llena de polvo. El cliente podrá elegir el color negro, blanco o acabado en madera. En este último caso, un material renovable, reciclable y muy resistente.

Está claro, que una cama con cajones es ideal para organizar el dormitorio. Es una excelente alternativa si tenemos en cuenta su relación calidad precio, a partir de 39 euros. En muchas ocasiones, es difícil encontrar el espacio ideal para guardar los edredones y la ropa de cama. Por lo tanto, esta puede ser la mejor solución.