05 de marzo de 2019
05.03.2019
La Opinión de A Coruña

Adiós al inolvidable Dylan McKay

05.03.2019 | 01:38
Perry, en el centro, en una imagen promocional de 'Sensación de vivir'.

El actor Luke Perry fue uno de los iconos más representativos de la televisión de los años noventa, al interpretar al rebelde Dylan McKay en la serie Sensación de vivir, el popular chico malo que los seguidores del programa recuerdan este lunes al conocer la noticia de su muerte.

El actor, que falleció ayer en California a los 52 años tras sufrir un derrame cerebral la semana pasada, fue un habitual de la pequeña pantalla en las década de 1990 y 2000 con apariciones en las series Ley y orden, Will & Grace, Another World y Mentes criminales. Pero fue su papel en Sensación de vivir el que marcó a una generación de espectadores que vieron en él, con sus patillas, chaquetas de cuero y actitud indisciplinada, a un icono para una nueva generación de adolescentes.

Gracias a su personaje solitario, en lucha contra el alcoholismo y marginado de su familia, Perry protagonizó una portada de la revista People, que lo nombró "el rompecorazones más grande de la televisión", un título que explica los disturbios que provocó en algunas de sus apariciones públicas.

Cuando visitó un centro comercial en Seattle para firmar autógrafos en 1991, Perry tuvo que ser trasladado en un cesto de una lavandería después de que una multitud de jóvenes se abalanzaran hacia él. También ese mismo año, 21 personas resultaron heridas cuando más de 8.000 fanáticos se subieron a un escenario para verlo de cerca en el sur de la Florida.

"No sé por qué sucedió. Ni siquiera canto", bromeó entonces Perry en declaraciones al diario The Washington Post.

La serie Sensación de vivir se estrenó en 1990 y, con el tiempo, gracias a sus emisiones veraniegas, alcanzó gran popularidad que la mantuvo en pantalla durante diez temporadas, en las que millones de televidentes se engancharon a la vida glamurosa de los estudiantes del instituto West Beverly Hills High, ubicado en la rica y exclusiva ciudad del oeste de Los Ángeles (EEUU).

La serie fue pionera en abordar temas como el sida, la violación en citas, las discapacidades en el aprendizaje y el embarazo en la adolescencia. También sirvió de ejemplo para futuros dramas adolescentes como Dawson crece, The O.C. o Zoey 101, y generó una serie derivada: Melrose Place.

Perry fue hospitalizado el pasado viernes, el mismo día que se anunció que la serie que le llevó al estrellato regresaría con un nuevo enfoque y con antiguos miembros del reparto como Jason Priestley, Jennie Garth, Ian Ziering, Gabrielle Carteris, Brian Austin Green y Tori Spelling.

"Voy a estar ligado a ese personaje hasta el día que me muera (...) Yo creé a Dylan McKay. Es mío", explicó Perry en el pasado sobre el personaje que lo convirtió en una celebridad.

Según la web TMZ, el actor había acordado aparecer en la nueva producción como invitado, pero no podía tener un papel más relevante debido a sus compromisos con la agenda de Riverdale, la serie basada en los cómics Archie en la que trabajaba actualmente como protagonista desde 2017.

Entre sus últimas actuaciones Perry también participó en el rodaje de Once Upon a Time in Hollywood, la nueva película de Quentin Tarantino que se estrenará en verano de 2019.

En la gran pantalla también apareció en películas como Buffy, cazavampiros, 8 segundos o El quinto elemento.

Perry nació en la zona rural de Mansfield (Ohio), el 11 de octubre de 1966, y se crió en las cercanías de Fredericktown, donde, según recordó, "tenía clases sobre cómo dar a luz vacas y manejar tractores" en su escuela secundaria. Se mudó a Los Ángeles después de graduarse y trabajó en empleos ocasionales como vendedor de zapatos y obrero en una fábrica de picaportes, mientras buscaba trabajo como actor, guiado por los sueños de convertirse en el próximo Paul Newman. Él mismo contó que fue rechazado 216 veces antes de conseguir sus primeros papeles.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Lo último Lo más leído