25 de marzo de 2020
25.03.2020
La Opinión de A Coruña

Astérix

24.03.2020 | 20:30

Cuantas horas de felicidad con esas historias de Astérix, esos tebeos, esos cómics, que se dice ahora. En efecto: ¡Están locos estos romanos! Hay gente que es más de Tintín, que sí, que mola y es reportero y viaja y tiene a Milou pero yo era más de Asterix, lo mismo que era más de Zipi y Zape que de Mortadelo y Filemón. Que también.

Aún conservo alguno de esos álbumes: Astérix el galo, Astérix gladiador, Astérix y los godos... En fin, ese Obélix, que se cayó de pequeño en la marmita. Todos conocemos a alguien que de pequeño se cayó en alguna marmita y por eso ya conviene no darle nunca más de eso de lo que abusó. Asterix, alma de una pequeña aldea gala que resiste contra los romanos gracias a una poción mágica. Uno leía esos volúmenes con delectación y curiosidad, con familiaridad. Y los releía luego hasta casi sabérselos de memoria. Siempre el mismo final feliz, toda la aldea papeándose un jabalí asado a fuego natural y lento. Y venga mamporros a los romanos. No hay nada mejor para iniciarse en la lectura, y amar para siempre los libros, como los cómics, los tebeos, género sin duda no solo de infantes.

A Uderzo lo hizo polvo la muerte de su socio y amigo, el guionista, Goscinny. Siguió él a solas, escribiendo también las historias. Luego vino un pleito. Los parientes mediocres son tendentes a ponerle pleitos al genio de la familia, por ver si pueden quedarse con los royalties, con la pasta y la herencia, pero no pueden quedarse con su talento ni inventiva.

La venganza de Uderzo bien podría haber sido una historia de Asterix luchando contra los buitres, que a veces están cerca de uno en muy diversas formas, no solo en forma de personas. También de entidades.

Astérix es un símbolo nacional en Francia, país, sobrado de orgullo, patriotismo y símbolos nacionales.

Buena época esta de confinamiento para leer las aventuras de Asterix. Asterix en Hispania, El hijo de Astérix. Y siempre junto a su gran amigo Obélix, o sea, una suerte, con perdón, de Quijote y Sancho, que también viven en su propia realidad y derriban legiones romanas y no molinos de viento. Astérix, un ejemplo de resistencia. la que debemos tener ahora frente al virus y otros agentes tóxicos. Qué mala noticia lo de Uderzo. En efecto: ¡Por Tutatis!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook