30 de junio de 2020
30.06.2020
La Opinión de A Coruña

Joaquín Sabina se casa en secreto en Madrid

Grande-Marlaska oficia la ceremonia a la que asistió Joan Manuel Serrat

30.06.2020 | 00:50
Joaquín Sabina y Jimena Coronado en una foto de archivo.

Tras 25 años de relación, Joaquín Sabina y Jimena Coronado se han dado el 'sí quiero'. Lo hicieron casi en secreto, en una ceremonia íntima en el Registro Civil de Madrid, a la que solo acudieron los más allegados de la pareja, entre ellos el cantante Joan Manuel Serrat. El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, amigo del autor de 'Y sin embargo', fue el responsable de oficiar la ceremonia en la que los novios lucían un 'look' informal

Después de 25 años juntos, Joaquín Sabina y Jimena Coronado han dado el paso. La pareja se ha casado en secreto en una ceremonia íntima celebrada en el Registro Civil de Madrid, según confirmó ayer su representante. El intérprete lucía un traje azul, sombrero de paja y zapatillas de deporte. La novia, por su parte, compartía el look informal y también llevaba un vestido azul con sandalias planas. Ambos, eso sí, protegidos por las ya imprescindibles mascarillas.

La ceremonia, a la que asistió su compañero y colega de profesión Joan Manuel Serrat, fue oficiada por el actual ministro de Interior, el magistrado Fernando Grande-Marlaska, al que le une también una gran amistad.

La pareja se conoció en 1999 durante una entrevista en una habitación del hotel Sheraton de Lima. Él acudía como entrevistado y ella como reportera gráfica, y, desde entonces, se ha convertido en su compañera inseparable en los buenos y malos momentos, como cuando el cantante sufrió recientemente una fuerte caída durante un concierto en el Wizink Center de Madrid.

Fue el pasado 12 de febrero, cuando Sabina (Úbeda, 1949) se precipitó al foso frente al escenario desde una altura aproximada de 1,70 metros, provocándose un "traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico" y un "pequeño coágulo" del que fue intervenido y que le mantuvo unos días en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital de la capital.

"Fue más fuerte del que pensáis. Llevo hasta dos operaciones, titanio y un hematoma en la cabeza", destacó el jienense en su primera intervención pública en televisión en abril en una entrevista en la que no dudó en señalar: "No tengo la menor intención de morirme, que se muera la muerte".

Fue en noviembre pasado cuando Serrat revelaba que su amigo le había pedido matrimonio a su pareja. El cantautor desveló el "secreto" en el programa argentino Teleshow, donde acudió con el músico Joaquín Sabina.

Cuando la presentadora le preguntó por el último momento en el que había sentido una gran alegría, el catalán respondió: "Cuando le pidió casarse a Jimena, pues lo vi, se arrodilló y le regaló un anillo... fue tan hermoso". Sabina, sin ocultar su emoción, confirmó que las palabras de su amigo eran ciertas y que Jimena "se lo merecía". "Sí, sí... Yo tengo 70 años, el día que la Jime cumplió 50, doblé la cerviz y en verso...", explicó entre risas.

Desde que tuvo el accidente sobre el escenario, Jimena no se ha separado de su lado y la pareja pasó el confinamiento junta ya que sobre las 20.00 horas se les podía ver como el resto de vecinos de su barrio aplaudir en homenaje a los sanitarios y los trabajadores que tenían que estar en primera línea de lucha contra el coronavirus durante la pandemia.

Este es el segundo matrimonio del músico, que en 1977 se casó con Lucía Inés Correa, de la que se divorció en 1985.

Seguidamente, el autor de canciones como Y sin embargo o Princesa mantuvo una larga relación con Isabel Oliart que se extendió hasta 1998, fruto de la cual nacieron sus dos hijas, Carmela y Rocío.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook