11 de diciembre de 2018
11.12.2018

Así debes proteger tus oídos del frío

Se evitan más otitis no contagiándonos de catarro o de gripe que tapándonos las orejas

11.12.2018 | 13:40
Cómo prevenir que el frío afecte a tus oídos.

Con la llegada del frío del invierno hay que protegerse a todos los niveles. El frío en sí, junto a los cambios bruscos de temperatura, las inclemencias del tiempo, el viento o la humedad pueden afectar a nuestra salud. Además, el frío favorece la proliferación de virus y se trata de una época en la que nuestras defensas suelen estar más bajas, por lo que tendemos a cogernos infecciones catarrales o gripales, que pueden llegar a perjudicar a nuestros oídos.

Pero, ¿El frío es perjudicial para nuestros oídos? ¿Debemos protegerlos más de la cuenta en esta época del año. La doctora Rocío González, vocal de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello (SEORL-CCC), asegura que, pese a que comúnmente se piense que el frío puede hacer daño a los oídos, "esto no es cierto".

Según remarca, se evitan más otitis no contagiándonos de catarro o de gripe que tapándonos oídos. "Sólo en una situación de una infección de vías altas, tipo un catarro con mucho moco, sí se pueden llegar a afectar a nuestros oídos" o con la presencia de sabañones producidos por el frío. Asimismo, destaca que hay personas que presentan dolor de oídos ante un estímulo frío, pero sólo cuando presentan ese proceso viral de las vías altas respiratorias.

En concreto, la doctora González explica que en las zonas más frías hay personas que padecen una entidad que se conoce como 'eritema pernio' o sabañones, una patología no muy importante pero sí dolorosa debida a la congelación de las partes acras del cuerpo como los pies o las manos, y que también puede afectar a los oídos.

A su vez, la especialista en el Hospital Universitario Marqués de Valdecilla en Santander aclara que, a grandes rasgos, los problemas auditivos no aumentan en esta época fría del año, aunque precisa que sí empeoran en el caso de procesos catarrales de vías altas, véase el catarro común, que hace que los oídos no ventilen bien a través de la trompa de Eustaquio y por eso suelen ser más frecuentes en esta etapa del año las otitis medias, aunque fundamentalmente en la edad infantil.

"La mayor parte de veces en los adultos se resuelve sin importancia, pero otras, aunque menos frecuentes, puede conllevar a una acumulación de moco y posterior infección (pus) en el oído", subraya la miembro de la SEORL-CCC.

Según recuerda, las otitis medias agudas representan en la población infantil la primera causa de prescripción de antibióticos debido principalmente a que la trompa de Eustaquio es más corta y más horizontal que en la edad adulta, lo que predispone a que se inflame y no se pueda ventilar bien el oído ante un proceso catarral.

"De hecho, entre los 0-3 años, un 80-90% de niños han presentado al menos una otitis media aguda al año, aunque muchas veces ha pasado desapercibida por décimas de fiebre. En adultos lo más frecuente es que, si aparece, lo haga tras procesos catarrales o gripales", insiste el otorrino.

Entonces, ante la costumbre de llevar siempre un gorro o unas orejeras cuando más frío hace, González subraya que este hábito puede ser importante en el caso de personas con tendencia a padecer sabañones, con el objetivo de que no se les congelen los pabellones auriculares, o en aquellos que presenten dolor de oído cuando les entra aire frío. "Entonces sí es recomendable que se pongan orejeras o un gorro, pero para el resto de pacientes no, y para población general no es tan necesario", precisa la experta.

Pautas para proteger a nuestros oídos frente al frío

Con todo ello, la vocal de la Comisión de Otología de la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello insiste en que la principal medida para proteger nuestros oídos frente al frío reside en la prevención de un proceso catarral o gripal.

Para ello, ve fundamental evitar seguir las recomendaciones del Sistema Nacional de Salud (SNS) frente al contagio de estas infecciones, que aconseja un frecuente lavado de las manos, toser tapándonos con el antebrazo y no con la mano, no fumar, así como mantener una alimentación y una hidratación adecuadas, además de ventilar muy bien las distintas estancias tanto del trabajo, como de la casa.

"Es importante que la población general sepa que los virus se mueven de forma más libre en condiciones de hacinamiento como clases, guarderías, vagones de metro, o en los lugares de trabajo concurridos. Como no se puede evitar estar en esos sitios es importante conocer que los virus no sólo se transmiten mediante el estornudo directo, sino también al tocar aquellas superficies que han sido rozadas previamente por alguien que está infectado. Por eso es importante lavarse las manos en las épocas de mucho catarro o gripe", reitera la especialista en Otorrinolaringología.

Otro aspecto sobre el que la doctora González llama la atención es la manía de muchas personas de taparse los oídos introduciéndose un algodón o tapones frente al frío. "Esto hace que los oídos no ventilen y puede favorecer las infecciones del conducto auditivo externo o las otitis externas. Si se tiene tendencia a presentar lesiones tipo sabañón en el pabellón auricular, eso sí, sí hay que protegerlos y no olvidar las recomendaciones generales del SNS de la época de frío para evitar transmisión infecciones víricas, antes mencionadas. Se evitan más otitis no contagiándonos de catarro o de gripe que tapándonos oídos", sentencia la miembro de la comisión de Otología de la SEORL-CCC.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook