Costumbres y ritmos contraproducentes

18.03.2016 | 01:27

En un programa televisivo dedicado a la conciliación de las costumbres y ritmos sociales y laborales con la vida familiar, se indicaba que los adolescentes españoles dormían menos horas de las recomendadas, teniendo la media más baja de los países de nuestro entorno. Algo que incide desfavorablemente en el ánimo, la concentración, la atención y el rendimiento escolar. Hace aproximadamente cinco años, una conocida que finaliza la Educación Secundaria Obligatoria con una nota media de sobresaliente, es animada a cambiar de instituto y cursar el Bachillerato Internacional de cara a preparar la Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), tornándose la elección en una pesadilla. La intensidad y carga de trabajo impuesta alcanzaba unas dimensiones desproporcionadas, generando un estrés y cansancio a todas luces negativo, pues obligaba a un recorte notable del descanso nocturno y causaba un nivel de agobio en el alumnado que, en el caso particular mencionado, llevó a una disminución de los resultados académicos y al retorno al instituto anterior. A la hora de trazar la programación y los planes educativos de los niños y adolescentes, ¿existen grupos de trabajo y contactos entre profesionales de la educación y de la salud?

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.es). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine