Cartas de los lectores

La coreografía del olvido

26.09.2016 | 00:25

Tuve la ocasión de acudir al teatro Colón con motivo de la clausura de la residencia del coreógrafo Javier Martín. Para mi sorpresa, desde las seis de la tarde se brindaban al público, de manera gratuita y libre (esto es importante), una conferencia de Alberto Ruiz de Samaniego, una disertación de Ana Cabo y un corto de Tono Mejuto. Todo ello, insisto porque es importante, de manera libre y gratuita. Todos ellos dedicando su buen hacer a la figura del coreógrafo y bailarín Javier Martín, también presente -y justamente emocionado-, en vísperas de presentar su Exforma.

Los presentes, de muy diversos gustos, oficios e intereses compartimos la tarde bajo la tutela docente de grandes profesionales de diferentes ramas del arte y el conocimiento. Curiosamente, lo de menos era la identidad o la filiación política de los asistentes; y lo de más, la extraordinaria calidad de los ponentes y de lo que allí se mostró: desde la impronta filosófica alemana a las últimas tendencias arteandantes; desde la languidez melancólica del piano de Oleg Karavaichuk a la atemporal maestría cinematográfica y de Tono Mejuto, como una vigilia, solemne y magnífica, para la presentación de la obra del coreógrafo.

Verbigracia: todavía hay ocasiones para la reunión y para la sorpresa, para el disfrute y el aprendizaje sin caer en oscuros intereses ocultos y sin necesidad de afiliación. No importa que no recuerde usted la Filosofía aprendida -o no- en el Bachillerato, ni que no siente una especial inclinación hacia la danza ni hacia la música. No importa que no sea usted cinéfilo. No importa que sea fin de mes. Olvídelo. Lo que importa es que puede pasar y escuchar -y preguntar- a los que saben de algo que usted ignora, que pueda usted sentarse cómodamente y abrir una oportunidad a artes que no imaginaba y ver cómo unas se comprometen con otras en una metáfora de la evolución del conocimiento humano? No importa que fuera discurran las últimas jornadas de campaña electoral y las vedettes políticas de turno se desgañiten sobre tacones rotos en improvisadas performances para convencer a sus militantes ya convencidos.

O quizá sí importa? Quizá sea lo más importante de todo: permanecer mientras tanto en un teatro contemplando en buena compañía cómo el conocimiento y el arte se dan la mano y usted, que quizá no tenía grandes expectativas cuando entró, salga sintiendo que ha rescatado algo. Cosa que, desde luego, la que esto suscribe no pensaría si hubiese participado en la quema de los últimos cartuchos de la campaña electoral.

LA OPINIÓN publica opiniones de sus lectores, así como réplicas y sugerencias de interés general que sean respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas pueden ser enviadas a LA OPINIÓN por vía postal (C/ Franja 40-42 15001 A Coruña), por fax (981 217 402) o por correo electrónico/cartasaldirector@laopinioncoruna.com). Deben tener como máximo 20 líneas e incluir nombre, apellidos, DNI, domicilio y teléfono de contacto. LA OPINIÓN se reserva el derecho a extractarlas.

Cláusula Legal: LA OPINIÓN A Coruña S. L. (C/ Franja, 40-42, 15001, A Coruña), le informa que sus datos de carácter personal facilitados en este formulario de cartas al director, serán incorporados a nuestros ficheros y tratados automatizadamente. De acuerdo a la L.O.P.D. 15/1999 (Ley Orgánica de Protección de Datos), vd. podrá ejercer su derecho de acceso, rectificación, cancelación y oposición conforme a dicha ley. El titular de los datos se compromete a comunicar por escrito a la compañía cualquier modificación que se produzca en los datos aportados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine