Hacienda logra máximos de recaudación en la lucha contra el fraude

La Agencia Tributaria obtuvo en 2015 un nuevo récord de ingresos en su batalla contra la economía sumergida, con 15.664 millones - La Inspección pone el foco sobre el turismo y el comercio

23.02.2016 | 15:26
El director general de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez.

Las claves

  • La inspección. El área de inspección liquidó deuda por más de 7.000 millones, el 44% correspondiente a grandes compañías y el resto a pequeñas y medianas empresas, profesionales y otros contribuyentes menores. Esas proporciones llevaron al colectivo de técnicos de Hacienda a denunciar que la lupa de la Agencia Tributaria está más encima del contribuyente medio que de las grandes empresas
  • Fraude multinacional. El plan antifraude del presente ejercicio sigue las estela de los anteriores y tiene entre sus pilares fundamentales la investigación de patrimonios y rentas ocultos en el extranjero y el control de las prácticas de planificación fiscal de las multinacionales. Hacienda también se pone la lupa sobre la declaración de beneficios del comercio electrónico
  • Alquileres y efectivo. Las medidas para destapar actividades de economía sumergida ponen el foco sobre irregularidades como los alquileres ocultos al Fisco y la utilización el ‘software’ de doble uso en el comercio minorista y mayorista para ocultar facturación. Asimismo, seguirán las inspecciones para verificar el cumplimento de la prohibición de hacer pagos en efectivo por importe igual o superior a 2.500 euros

La Agencia Tributaria ingresó en 2015 la cifra récord de 15.664 millones mediante las medidas de lucha contra el fraude. Esa cantidad es un 27% superior a la de 2014 y fue calificada ayer como "histórica" por el director de la agencia, Santiago Menéndez, que avanzó las líneas maestras de la estrategia para 2016: una combinación de actuaciones para aflorar patrimonios ocultos en el exterior, control sobre los grandes contribuyentes y la planificación fiscal de las multinacionales y también de presión sobre prácticas como los alquileres ocultos o los ingresos no declarados en el turismo y el comercio.

El sindicato de técnicos de Hacienda Gestha denunció que la lucha contra el fraude está más volcada sobre las pymes, los autónomos y los profesionales que sobre las grandes compañías, donde, aseguran, se produce la mayor evasión. El responsable de la Agencia Tributaria, Santiago Menéndez, aseguró que las áreas en las que más se incidió durante 2015 fueron "la inspección a grandes contribuyentes, la lucha contra la economía sumergida y el cobro efectivo de deudas tributarias". El récord de recaudación, precisó Menéndez, está influido por algunos resultados extraordinarios y difíciles de repetir en el tiempo. Es el caso de una serie de expedientes singulares de minoración de devoluciones. La Agencia obtuvo 2.700 millones mediante comprobaciones de las reclamaciones de devolución formuladas por contribuyentes que, por ejemplo, declararon bases negativas o anotaron deducciones con las que no estaba de acuerdo Hacienda.

El área de inspección liquidó deuda por importe de 7.129 millones de euros, el 44% correspondiente a grandes contribuyentes y el resto a pymes, autónomos y profesionales. Y aumentaron más del 25% dos tipos de actuaciones: las visitas destinadas a destapar alquileres no declarados por los propietarios de las viviendas y la investigación de denuncias por incumplimientos de las limitaciones de pagos en efectivo. Desde la ley Antifraude de 2012, no están permitidos los pagos en metálico iguales o superiores a 2.500 en los que alguna de las partes actúe en calidad de empresario o profesional. Hacienda inició 6.087 expedientes.

El plan de control tributario para este año sigue las pautas de los anteriores. Según Menéndez, los pilares básicos serán la lucha contra la economía sumergida, la investigación de patrimonios y rentas que puedan estar ocultos en el exterior y las intervenciones en sectores donde es muy intenso el uso de efectivo. Otra de las líneas consideradas "fundamentales" consiste en las actuaciones de control de la planificación fiscal internacional (prácticas de elusión protagonizadas a menudo por las multinacionales) y del comercio electrónico. La Agencia intensificará asimismo la actividad de sus unidades de auditoría informática, para buscar rastros de facturación oculta.

El plan vuelve a poner el acento en la persecución del uso del software de doble uso, programas informáticos que encubren los cobros en dinero B. Esta estrategia se dirige principalmente al comercio minorista y mayorista.

Hacienda anuncia también campañas para controlar el cumplimiento de la limitación de los pagos en efectivo superiores a 2.500 euros y las actuaciones sobre "particulares que ceden de forma opaca viviendas por internet u otras vías".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

David Galán, responderá a los lectores de LA OPINIÓN A CORUÑA sobre todo lo relativo a los mercados financieros y la Bolsa. David Galán es director de Renta Variable en Bolsa General y director del programa de Análisis Bursátil de la Escuela de Finanzas, colaborador de XTB, mayor bróker ´online´ de Europa.

Enlaces recomendados: Premios Cine