"No se elegirá secretario xeral del PSdeG antes de las autonómicas"

29.06.2016 | 00:57

Xoaquín Fernández Leiceaga sonríe cuando se le pregunta por el resultado del 26-J, una cita electoral en la que el PSdeG recuperó por poco el segundo puesto en Galicia, superando a En Marea y manteniendo los seis escaños. Defiende a Pedro Sánchez, líder del PSOE, y cree que debe presentarse a la reelección como secretario general. También avala su postura de no facilitar la investidura de Mariano Rajoy, aunque echa balones fuera cuando se le pregunta si forzaría su formación unas terceras generales en caso de que su abstención fuese determinante.

-¿Cómo explica el 26-J?

-En España hubo un avance del PP inesperado, recuperando votos de la abstención, y nosotros mantuvimos posiciones. Dadas las expectativas iniciales, no deja de ser un resultado razonable. La iniciativa de formar gobierno le corresponde al PP y las expectativas triunfalistas de Podemos fracasan. Se queda sin estrategia.

-Pero Podemos mantiene escaños y el PSOE bate el peor resultado desde la Transición...

-Podemos suma a IU, un millón de votos adicionales, pero pierde unos 200.000. Su estrategia era generar una ilusión de que podía, sobre la base de la suma a la izquierda del PSOE, formar una alternativa de gobierno y eso fracasa. Ahora está en una situación mucho más delicada porque se queda sin estrategia para el futuro. Daban por amortizado a Rajoy y él y su partido demostraron que son capaces de sobreponerse a los escándalos, no solo de corrupción sino también al del ministro del Interior, y movilizar a su electorado.

-¿Cree que debe dimitir Pedro Sánchez?

-No. El PSOE necesita estabilidad ante un escenario con cierta inestabilidad, porque va a haber gobiernos débiles y una situación internacional muy complicada por el Brexit. Mantuvo posiciones y tiene legitimidad para aguantar.

-¿Y presentarse de nuevo a la Secretaría General?

-Es su decisión. Hay tiempo hasta septiembre y, mientras, habrá acontecimientos relevantes como la formación de gobierno. Sería razonable que se presentase. No creo que haya una alternativa mejor en el PSOE en estos momentos.

-Surge ya el ruido de sables a propósito de su postura en la investidura. Fernández Vara abogó por facilitar que España tuviese Gobierno, mientras Sánchez rechaza abstenerse. ¿Usted?

-Es un debate previo a la asunción de una posición en el próximo comité federal. Rajoy debe tomar la iniciativa. Nosotros debemos respetar lo que dijimos a nuestros electores: que no íbamos a facilitar un gobierno del PP. Rajoy tiene que buscar los caminos para ser investido, no seguir en la pasividad.

-¿Habrá terceras generales si depende del PSOE?

-No estamos en ese debate. Rajoy debe buscar apoyos. No es bueno para España que dejemos las tareas de oposición solo a Podemos. El PSOE tiene que hacer oposición.

-¿Qué siente un socialista cuando centra su campaña en denunciar los recortes, salta un escándalo como el del ministro del Interior, el PSOE pierde cinco escaños y la derecha gana terreno?

-No fuimos capaces de explicar bien entre el 20-D y el 26-J las razones de un pacto transversal [con C's y Podemos]. Pero los ciudadanos penalizaron más a quienes lo impidieron: Unidos Podemos. Nosotros también tenemos dificultades, pero estaba diseñada una estrategia de polarización que le funcionó al PP, a la que colaboraron empresas de sondeos y medios generaron un escenario donde era posible que Podemos fuese la principal alternativa al PP. No desaparecen el descrédito por la corrupción o los efectos de los recortes. Pero había el temor a que Pablo Iglesias pudiese liderar un gobierno y eso fue lo más importante para un segmento del electorado conservador.

-En ese mensaje se echa en falta algo de autocrítica.

-La hice antes ya.

-Se escuchaban aplausos tras Pedro Sánchez por mantener la segunda posición cuando vuelven a retroceder en escaños.

-Los sondeos generaron idea de descalabro que no se produjo.

-En el cierre de campaña usted dijo que mantener resultado en Galicia sería bueno. ¿Lo mantiene?

-Sí. Mantuvimos el nivel de votos y hoy, a falta del escrutinio del CERA, ganamos un senador. Podemos estar satisfechos sin echar las campanas al vuelo. Invertimos la tendencia negativa de los últimos años y empezamos a ir para arriba. Aumentó un poco nuestro porcentaje de voto y aumentamos en A Coruña donde estábamos en situación complicada. Estamos en condiciones para disputar el partido en las elecciones de octubre, sabiendo que Feijóo está mejor que al inicio de la campaña.

-La derecha ha invertido en Galicia el 20-D y suma más votos que la izquierda. ¿Por qué?

-Una parte de los abstencionistas de derecha votaron y una parte de los que votaron progresista en diciembre se abstuvieron. Fundamentalmente, electores de Podemos y BNG. En este último caso, no tenía expectativa de lograr escaño. Y en el primero, por la decepción por la gestión de Pablo Iglesias y la Marea. Nuestro reto es conseguir que vuelvan al PSOE.

-¿La campaña tan dura del PSOE hacia Podemos y En Marea dificultará un pacto en Galicia?

-Estamos en una situación que exige una nueva cultura política. Antes había dos bloques: el que ganaba gobernaba. Ahora hay más actores donde también hay competencia interna. En periodo electoral, competencia y luego debe haber colaboración.

-¿Está más lejos la Xunta?

-Está más cerca porque la estrategia de polarización del PP va a ser más difícil al ser nosotros segunda fuerza. Feijóo estaba muy contento de confrontarse a las mareas.

-¿A pesar de que la derecha suma más votos?

-Lo facilita claramente. Ese era el objetivo que teníamos, sin decirlo, para esta campaña: configurarnos como eje de la alternativa al PP. Esta campaña nos permite que eso sea más creíble y facilitará el recambio de Feijóo.

-¿Cómo prevé estos meses para el PP antes de las autonómicas?

-Feijóo intentará negarse a sí mismo. De apóstol de la austeridad a apóstol del gasto público; de castigar a las clases medias con recortes, abrirá la mano y hará un sinfín de inauguraciones. Veremos que abre centros de salud prometidos en 2009. Puro postureo electoral. Los ciudadanos no lo comprarán.

-Lo compraron el domingo.

-Compraron una estrategia de Rajoy, no de Feijóo. Y Rajoy pierde 50 diputados respecto a 2012.

-No me dirá que está peor que el PSdeG.

-No comparo. Digo que hay tres millones y pico de electores menos, que se desencantaron del PP respecto a 2011. En Galicia perdería ocho diputados. Están mejor que el 20-D, pero bastante peor que en 2012.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine