El descuartizador de Majadahonda está convencido de pertenecer a una secta

18.03.2016 | 01:30
Guardias civiles, con el descuartizador.

El descuartizador de Majadahonda, Bruno Hernández Vega, está convencido de que pertenece a una hermandad secreta llamada ER, a la que pertenecen Benedicto XVI y Escrivá de Balaguer. Se desconoce hasta qué punto este delirio le llevó a matar, descuartizar y triturar en una picadora industrial a sus dos supuestas víctimas -no se han encontrado sus restos-, la argentina Adriana Giogiosa, de 55 años, y su tía, Líria Hernández, de la que no se sabe nada desde 2011.

El juez ha decidido llevar a un juicio con jurado popular al presunto descuartizador, de 32 años, como supuesto responsable de dos delitos de asesinato. En un auto fechado el pasado 29 de febrero, el titular del Juzgado de Instrucción Número 1 de Majadahonda acuerda la transformación de las presentes actuaciones en procedimiento ante Tribunal del Jurado. El magistrado Marcos Ramón Porcar estima que, además, concurren los delitos de falsedad documental, estafa y tenencia ilícita de armas. Estas imputaciones caen dentro del "ámbito de los delitos cuyo enjuiciamiento corresponde al Jurado".

El juez posee el informe psicológico que solicitó y que afirma que el presunto descuartizador padece un trastorno psicótico diagnosticado como "esquizofrenia paranoide", por el que ha sido internado varias veces y que le lleva a creer que pertenece a una hermandad secreta.

"El trastorno psicótico que hemos diagnosticado impregna toda su vida y distorsiona completamente el enfoque adecuado de la realidad en la que vive", señala el documento. Su importancia va más allá de fijar el estado psicológico del presunto asesino, sino que podría determinar la aplicación de atenuantes o incluso eximentes en caso de una sentencia condenatoria.

La sintomatología del detenido viene dada por la "presencia de comportamientos estereotipados y un delirio asentado, polimorfo, continuado en el tiempo y sistematizado de contenido conspiranoico, gubernamental, tecnológico, futurista, acerca del nuevo orden mundial, los poderes fácticos secretos y proyectos tecnológicos secretos".

Todo ello, continúa el informe, en el contexto de su pertenencia a una hermandad que denomina "ER", en la que Bruno "desempeñaría funciones altamente secretas de las que no puede desvelar su contenido". Hasta en cuatro ocasiones ha estado ingresado en un centro psiquiátrico, la primera de ellas en septiembre de 2012 y la última en noviembre de 2014.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine