Comienza el juicio contra el hombre acusado de arrojar a su mujer por la ventana en el Calvario de Vigo

El jurado ha sido seleccionado, formado por nueve personas más dos suplentes - La Fiscalía pide su internamiento psiquiátrico

06.11.2017 | 18:13

Esta mañana ha comenzado el juicio contra Alberto V.G., un sexagenario acusado de tirar a su mujer por la ventana de su domicilio en Vigo en el año 2015. El jurado ya ha sido seleccionado y contará con nueve personas más dos suplentes. El juicio tendrá una duración de al menos cinco días.

El tribunal está formado mayoritariamente por mujeres, ya que solo hay dos varones entre los once miembros. El fiscal y el magistrado que preside el tribunal del jurado son también hombres. Los seleccionados para el jurado también deberán establecer si el acusado estaba bajo los efectos de un trastorno psiquiátrico.

La Fiscalía califica lo hechos como homicidio, pero considera que concurre la eximente incompleta de enajenación mental, por lo que pide su ingreso en un psiquiátrico penitenciario por un plazo máximo de 15 años. La acusación particular, que representa a la familia de la fallecida, le atribuye un delito de asesinato y solicita prisión permanente revisable.

Los sucesos que irán juicio tuvieron lugar en octubre de 2015. La víctima, María José Rodrígues, de 71 años, se precipitó desde la ventana del tercer piso que compartían y falleció en la ambulancia de la calle Carrizo sobre las 4 de la madrugada. Una vecina alertó a la Policía tras escuchar golpes y gritos de la fallecida durante media hora. Decía: "non me batas" . Al ser arrestado, el hombre aseguró que se había tirado ella. El registro del piso reflejaba que había sido escenario de un enfrentamiento violento. Una de las ventanas, desde la que se precipitó la mujer, estaba abierta.

La propia víctima delató poco antes de morir a su presunto homicida: "Foi o meu home", manifestó a quienes la socorrieron. Sus vecinos relataron episodios de malos tratos. "María llegó a dormir en el portal o en parques porque él no la dejaba entrar en casa. Ella quería separarse y decía que se iría a vivir a Salceda". Precisamente la situación mental del acusado, lleva al fiscal a solicitar que, de ser condenado, cumpla la pena en un centro psiquiátrico penitenciario.

El acusado se negó a declarar y se suspende hasta la tarde la vista con los principales testigos. No quiso contestar ni al fiscal ni a su abogada.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine