Julián Muñoz recibe el tercer grado

05.08.2015 | 00:27
Julián Muñoz.

El juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga decidió ayer conceder al exalcalde de Marbella Julián Muñoz, interno en la prisión de Alhaurín de la Torre, el tercer grado por su "enfermedad grave e incurable". Según ha trascendido, los informes médicos "señalan un pronóstico de vida corto".

Además, en la resolución se ha tenido en cuenta la falta de facilidad para volver a delinquir, la escasa peligrosidad del interno y razones humanitarias y de dignidad personal, informó ayer el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Este acuerdo no supone la supresión del cumplimiento de la condena ni ningún tipo de indulto, ya que Julián Muñoz seguirá cumpliendo las penas impuestas en una cárcel adecuada a las características del interno, una vez que pase al tercer grado. La resolución da respuesta a un recurso presentado por el abogado de Muñoz, cuyas penas suman 13 años y 12 meses por varios casos de corrupción, a la decisión de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias el pasado marzo de mantenerle en segundo grado y trasladarle a la prisión de Almería.

El letrado del exalcalde marbellí, el director de la firma Lemat Abogados con sede en Granada Antonio José García Cabrera, detalló ayer que el auto responde al deteriorado estado de salud de Muñoz y a la "alta posibilidad" de sufrir una muerte súbita, por lo que adelantó que pedirá ahora la libertad condicional de Muñoz.

El exalcalde marbellí tiene entre sus dolencias cardiopatía isquémica-hipertensiva, diabetes mellitus tipo I, dislipemia, arteriopatía sistémica con stent ilíaco, insuficiencia venosa, hipoacusia bilateral, adenoma de próstata, artrosis cervical, ictus sin secuelas neurológicas y aneurisma de aorta.

Uno de los informes señala que el riesgo de muerte para Julián Muñoz es superior al 50% en cinco años a pesar del tratamiento, y otro estudio alerta de un "grave riesgo de padecer algún evento fatal en plazo breve".

El último informe, con fecha del pasado 17 de julio, revela "pérdida de peso en relación con los exámenes previos, claudicación intermitente de extremidades inferiores, desviación de la comisura bucal hacia la derecha con babeo constante, pérdida de masa muscular y mala ventilación de lóbulos inferiores pulmonares", aunque precisa que en este momento no se puede considerar un enfermo terminal.

Por ello, se la ha concedido el tercer grado y cumplirá su condena en una cárcel adaptada a su situación.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine