Barei, "un poco agobiada" por su voz

13.05.2016 | 02:34
Barei y dos coristas, en el segundo ensayo de su actuación en Eurovisión.

La representante española en Eurovisión, Barei, admitió ayer sentirse "agobiada" por el estado de su voz tras una agotadora semana de promoción en Estocolmo, donde el sábado estará en una final en la que anuncia cambios de iluminación. "La voz cada vez la tengo peor, me tengo que cuidar. Me toca un día entero de hablar, hablar, hablar. Y ya estoy mal. Estoy un poco agobiada con eso, con la voz, porque físicamente estoy bien. La voz es lo fundamental", confesó en una entrevista a Efe.

Barei, que representará a España con su disco funk Say Yay!, reconoce el agobio que le generan su autoexigencia y sus ganas de dar el máximo, a la vez que intenta satisfacer los deseos de los eurofans y de los medios; y pide "comprensión", aunque no olvida que está en Estocolmo por ellos y se muestra muy agradecida.

"Lo peor es cuando quieres dar lo mejor de ti y la gente te exige que estés bien, que cantes bien, pero no se da cuenta de que todo esto que estamos haciendo hace imposible llegar bien al viernes y el sábado. Que entiendan que si luego no damos la talla no es por nosotros solo, es porque llevamos una tralla inhumana", dice.

Bárbara Reyzábal (Madrid, 1982), nombre real de la cantante, no rehuye las críticas y afirma que le sirven mucho si son constructivas. Solo pide que no se olvide que la presión y el estrés a los que todos los participantes están sometidos afecta a su voz y hace que acaben "muy muy agotados". "Llega un momento en que no puedes, que tu cuerpo dice que no puede más. Tengo un poco de miedo porque la gente se permite muy fácilmente pedir y critica después", afirma la cantante madrileña, quien insiste en que se refiere al aspecto vocal, no a otras cuestiones como la energía o la escenografía.

El rendimiento de las posibilidades lumínicas del Globen Arena de Estocolmo en la actuación española hasta ahora ha sido cuestionado por eurofans y expertos, una crítica que Barei comprende y que achaca a la organización del festival. "No se ha hecho en ningún momento la iluminación que nosotros hemos pedido. Y es cuestión de los suecos, aunque, claro, tienen 42 países. Creo que hasta hoy han estado muy centrados en cerrar todo lo de la gente de las semifinales. Quizás a partir de ahora empiecen a hacer los cambios para los del Big five", señala en referencia a España, Alemania, Francia, Reino Unido e Italia.

Barei quiere, por ejemplo, un cambio de iluminación drástico en la caída que hace a mitad de canción y no gradual, aunque en otros aspectos como energía, vestuario y posiciones se mantendrá el esquema visto en el ensayo de la primera semifinal.

"Mandamos unas referencias desde hace dos meses y pico, mira que no han tenido tiempo. No está en nuestra mano, no lo hace España, es Suecia. Estamos inquietos con ese tema", asegura.

En los tres meses transcurridos desde que ganó la gala de aspirantes de La 1, Barei ha pasado de ser una desconocida para el gran público a una celebridad que se da baños de masas con los admiradores en Estocolmo, algo que aún le cuesta asumir.

"Estoy muy contenta, pero es extraño. Es pasar de cero a cien en poco tiempo. Estoy más agradecida que otra cosa, pero todavía me sorprendo mucho (...). Es brutal. Estoy muy agradecida, pero es raro", reflexiona, sorprendida por la pasión de los seguidores y la dimensión del festival.

Las apuestas sitúan a España de forma estable en torno al puesto número quince desde hace días, aunque Barei no les presta atención.

"Ni caso, no hago ni caso porque como siempre ha variado al final... Ha habido muchos años en que gente a la cola ha ganado y viceversa. Creo que lo único determinante son los tres minutos. Como el instrumento es tu voz, te puede pasar todo", explica.

El criterio del éxito para Barei no se mide por el puesto, sino por si es capaz de transmitir emoción al público, algo relacionado con el mensaje de superación, de no rendirse, de Say Yay!. "Si vemos la actuación dentro de unos años y nos resulta fría, para mí es un fracaso. Me da igual que quedemos en el top cinco, en el top diez o si ganamos. Pero si sentimos algo y nos hace sonreír, sentirnos esperanzados en eso que queremos conseguir, para mí será un éxito, da igual el puesto en que quedemos", sostiene.

Barei reconoce, no obstante, su deseo de darle "una alegría" a España, que no gana desde 1969 y hace años que no pelea un triunfo, y cree que estar en torno al décimo puesto, la mejor posición lograda en las últimas décadas, sería "una buena noticia"

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine