Consejos

Cómo actuar ante un sangrado masivo

Existen dos tipos de sangrados: el venoso, que tiene un color oscuro, y el arterial, de color rojo brillante

04.11.2015 | 11:43
Ante un sangrado masivo debemos mantener la calma.

Ante una situación de emergencia, todos tendemos a bloquearnos. Sin embargo, los expertos recomiendan aprender a mantener la calma, pedir ayuda y aplicar la lógica. El objetivo debe ser siempre minimizar daños y que el impacto de la situación no nos supere, para ello es conveniente saber qué hacer.

Esta situación puede darse si nos encontramos ante un accidentado con riesgo de hemorragia que amenace su vida, es decir con sangrado definido como masivo - aquel que causa compromiso hemodinámico o hemorragia dentro de un órgano vital-.

El doctor Marciano Yuste, de la Unidad Cuidados Intensivos Clínica Vistahermosa, recuerda que existen dos tipos de sangrados: el sangrado venoso que tiene color oscuro y brota de forma continua y el sangrado arterial de color rojo brillante y que brota de forma pulsátil.

Ante una situación de estas características, Yuste destaca 4 pasos claves para conseguir controlar la situación, minimizar los daños y aumentar las posibilidades de superar este tipo de situaciones con éxito:

1º Tranquilizarse.

La primera premisa, como hemos dicho, es mantener la calma tranquilizando al paciente y a nosotros mismos. Esto aliviará la tensión de la situación y hará más fácil salvaguardar la vida del afectado. Una vez calmados y con todos los sentidos puestos en reconducir la situación, es vital pedir ayuda médica a los servicios de emergencia (112) para que acudan a socorrernos.

2º Pasar a la acción.

Si nos enfrentamos a una hemorragia en un miembro superior o inferior, debemos taponar la herida con una mano, comprimir y elevar el miembro. La compresión detendrá la hemorragia momentáneamente.

Si esta hemorragia es muy grande, debemos presionar con la mano, y con la otra palma comprimir la parte lateral interna contra el hueso

Si la herida es en el miembro inferior, lo más adecuado es comprimir con el talón de la mano la ingle y con la otra mano elevar el miembro. Otra forma recomendada es poner un trapo o un vendaje que ayude a taponar la pérdida de sangre.

3º Qué hacer si se tiene un objeto clavado.

Ante una situación en la que apreciamos un objeto causante de la pérdida de sangre (cristal, cuchillo, etc), no hay que extraer el objeto bajo ninguna circunstancia. Se trata de un error cometido frecuentemente pensando que mejorará la situación. Hay que dejar que sea el personal sanitario el que extraiga el objeto en el hospital.

4º El torniquete: cuándo y cómo.

También es frecuente pensar que, ante una pérdida de sangre considerable, debemos hacer un torniquete como primera acción. No es conveniente hacerlo pues puede perjudicar más que ayudar a mejorar la situación.

En caso de no quedar opción, debe hacerse con dos premisas:

- Realizarse lo más cercano a la herida, siempre con una venda con anchura mínima de 4 o 5 centímetros. La forma más fácil es darle dos vueltas, con dos nudos y colocar un objeto que retuerza el nudo.

- No mantenerlo más de 7 minutos ya que puede provocar isquemia. Cuando pase este espacio de tiempo debemos soltar el nudo para que vuelva a circular la sangre y volver a empezar pasado un minuto.

Una vez realizados estos pasos (siempre dependiendo de la gravedad de la situación) debemos colocar al paciente siempre en posición horizontal y taparlo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine