Kiosco

La Opinión de A Coruña

Una avería en un cable subterráneo deja dos horas sin luz a 1.900 clientes de Naturgy en Juan Flórez

“Montamos una pequeña zona de estética en la puerta para poder atender a las clientas” - “Hice una depilación de cejas con la linterna del móvil”

6

Clientes en el Caffé Latte en la calle Donantes de Sangue. Víctor Echave

El corte de luz que sorprendió este jueves por la mañana a 1.900 clientes de Naturgy en el centro de la ciudad fue completamente inesperado, así que, a las clientas de Maryl Peluquerías, las pilló con la cabeza mojada, o con las uñas a medio arreglar. A Pomba, de Concept Hair, le dio tiempo de avisar a las clientas que tenía en la agenda para que no acudiesen ya a la peluquería, porque no tenían luz. “Tuvimos suerte”, relata, porque a ninguna de ellas la sorprendió con el pelo mojado ni con una urgencia que no se pudiese solucionar con un poco de maña, así que, de todas las afectadas consultadas, fue la que menos problemas tuvo.

En la ferretería Bravo se arrimaban a la puerta para seguir atendiendo y Eliana, que trabaja en la tienda Sephora, no quiso dejar a una de sus clientas sin el servicio que le había encargado, así que, con la ayuda de sus compañeras y con la linterna del móvil, se animó a acabar de depilarle las cejas a una mujer. La tienda, al ver que la luz no volvía, cerró sus puertas y puso un cartel en la puerta para alertar a los clientes de que habían sufrido una avería.

Fuentes de Naturgy explicaron este jueves que la avería se produjo en un cable subterráneo y que, hasta la zona, se desplazaron dos brigadas, para localizar el problema y para arreglarlo. La eléctrica registró la incidencia a las 11.33 horas y fue recuperando el servicio poco a poco. A las 13.33 horas, según explicaron fuentes de Naturgy, los 1.900 clientes tenían repuesto el servicio.

Algunos de los bares de la zona afectada —en las inmediaciones de Juan Flórez, Fernando Macías y Médico Rodríguez— vieron también interrumpida su actividad, aunque algunos de los clientes optaron por quedarse aunque fuese a oscuras. “Al final, la gente se tuvo que ir a casa con el pelo mojado, algunas personas se quedaban, pero era mucho tiempo. La chica de estética se puso en la puerta y hacía manicuras, solucionamos todo rápido, porque las clientas son encantadoras”, comenta Rosa, de Maryl peluquerías. En el apagón se vieron afectados los semáforos y también la oficina de Naturgy.

Compartir el artículo

stats