Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Tiros, explosiones, perros, cuchillos y drones: la Nacional llena el Coliseum de A Coruña

Unidades de élite como los Tedax o los GEO hicieron demostraciones por el Día de la Policía

18

Exhibición de la Policía Nacional en el Coliseum de A Coruña Arcay | Roller Agencia

A Coruña es la ciudad elegida este año para celebrar el Día de la Policía, y el Coliseum fue el gran anfiteatro en la que en la mañana de este sábado mostraron sus habilidades sus fuerzas de élite ante centenares de ciudadanos. Simulaciones de tiroteos, intervenciones de los GEOs y demostraciones de artes marciales se dieron la mano con exhibiciones de los cuerpos más exóticos de la Policía Nacional: perros entrenados, caballería uniformada, drones y perros robóticos.

Una de las detenciones simuladas en el Coliseum, ayer. | // VÍCTOR ECHAVE

La apertura corrió a cargo de aspirantes a policías e inspectores de la academia de Ávila, que utilizaron un tatami en el centro del Coliseum para enseñar sus habilidades cuerpo a cuerpo con la música de Rocky de fondo. Por parejas o en solitario, usaron llaves, porras y patadas voladoras para inmovilizar a una sucesión de delincuentes armados con palos y cuchillos, un agresor fuera de sí por un brote psicótico y un individuo que reaccionó con poca paciencia cuando una pareja lo encontró “fumándose un porrillo” , en palabras de uno de los policías que conducían la gala. Los niños presentes entre el público, un buen número ya que muchos de los asistentes eran familias, abucheaban a “los malos”.

Siguió la actuación de una unidad coruñesa, la de Prevención y Reacción, apodada Los halcones. Entraron con dos de sus vehículos (esta vez sonaba la música de Mortal Kombat) y simularon un bloqueo a “uno de los accesos de A Coruña” como parte de una actuación antidroga o antiterrorista.

Los espectadores, que en varias ocasiones hicieron la ola a petición de los conductores, vieron cómo la unidad detenía a un conductor que llevaba una navaja de mariposa que poco pudo hacer contra diez agentes armados, algunos con rifles. El segundo coche intentó darse a la fuga, pero interpusieron un rastrillo para pincharle las ruedas. Según se demostró con la ayuda de un perro policía, llevaba un “paquete de droga” en el maletero. Otro grupo, con motos, hizo demostraciones de conducción y de lucha antidisturbios, llevando de paquete a policías que se parapetaron tras los vehículos para descargar escopetas contra manifestantes imaginarios.

Los perros fueron protagonistas de una intervención propia, que empezó con mala pata porque el animal que debía izar la bandera nacional tiró con demasiada fuerza y derribó el poste. Erguida la enseña con ayuda humana, los canes demostraron sus habilidades reconociendo a sus guías, escogiendo cordones de colores elegidos por niños del público, detectando una gota de gasolina en medio de la pista e inmovilizando a mordiscos a atacantes, sin inmutarse por los disparos de sus pistolas simuladas.

También hubo sitio para la tecnología. Un dron de observación pasó sobrevolando las gradas y recibiendo los saludos del público. Cuando los conductores del espectáculo se dieron cuenta de que “alguien” había abandonado una mochila y paquete sospechosos en la pista (fue ahora el turno de la sintonía de La Pantera Rosa), se movilizaron animales, robots y humanos. Un perro olfateó explosivo en la mochila, y fue el turno de un perro robot de observación y una suerte de grúa teledirigida, un prototipo español. Con él, las fuerzas de los Tedax, especialistas en estos casos, detonaron el objeto. Comprobaron la situación dos policías con equipo antiexplosivos y ante amenazas químicas, bacteriológicas y nucleares (pues el paquete expulsó un sospechoso humo marrón), acompañados por un precoz ayudante blindado que no debía llegar a los ocho años.

Otro niño presente en la pista desencadenó el siguiente drama, ya que quedó con un desconocido, supuestamente un niño de su edad con el que iba a jugar al fútbol y al Fortnite, y que resultó ser un hombre que lo secuestró con un cuchillo. “Lo mete en una habitación, ¿qué hará con él”, se preguntaba el conductor, pero entonces llegaron al rescate las fuerzas de los GEO y los GOES coruñeses (música de Piratas del Caribe). Un dispositivo con francotiradores, más explosivos, vehículos especiales y policías descolgándose del techo del Coliseum dio pronto buena cuenta del criminal.

Ya finalizando el acto, un grupo de seis caballos de la Policía demostraron su sangre fría obedeciendo a sus jinetes entre disparos de escopeta, música de AC/DC a todo volumen y aros de fuego, además de un suelo que castigaba a sus cascos y hacía que “estén sufriendo mucho”, según el narrador. También simularon escoltar a un autobús con los jugadores del Dépor, que se dirigía “a jugar la final de la Champions contra el Atlético de Madrid”. Llegaron sin incidentes reseñables.

Por los héroes del Orzán

A las 22.00 horas del sábado los actos continuaron con una carrera entre la Coraza y el Parrote para recordar a los héroes del Orzán, los tres policías locales que perecieron en la playa en 2012 intentando salvar a un joven en medio de una tormenta y que han sido reconocidos como hijos adoptivos de la ciudad. El lunes y martes de la semana próxima el Paraninfo acoge un ciclo de conferencias relacionadas con la Policía Nacional, y el miércoles el cuerpo celebrará una gala de premios en Palexco dedicada a trabajos periodísticos. El día central de los actos será el jueves, cuando se entregarán distinciones, se celebrará un acto en honor a agentes fallecidos y se mostrarán vehículos policiales al público en la plaza de María Pita. En la Marina y O Parrote ya se pueden contemplar vehículos del cuerpo.

Compartir el artículo

stats