Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Transportes relega el cuarto nivel y el túnel de Santa Cristina de la primera fase de A Pasaxe

El proyecto supone la construcción de un viaducto paralelo para aumentar los carriles de seis a ocho

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana hizo pública el pasado viernes la primera fase del proyecto para ampliar el puente de A Pasaxe, en el que no figuran el cuarto nivel previsto sobre la rotonda de A Coruña (en la izquierda en círculo rojo) y el paso subterráneo unidireccional de la glorieta de Santa Cristina (círculo de la derecha).

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana tiene previsto exponer al público esta misma semana el proyecto de ampliación del puente de A Pasaxe, que comunica A Coruña con Oleiros en la carretera AC-12, después de haberlo aprobado provisionalmente. Este trámite permitirá conocer todos los detalles sobre la propuesta técnica diseñada por los técnicos estatales. Lo que sí ya se sabe es que el cuarto nivel previsto en el lado coruñés y el paso inferior de Santa Cristina quedan relegados de la primera fase de esta obra, según consta en la información remitida por el Gobierno central a los medios de comunicación el pasado viernes.

Esta obra tiene un largo recorrido. La entonces ministra de Fomento, Ana Pastor, anunció en febrero de 2015 la puesta en marcha de este proyecto, que consiste en la construcción de un viaducto paralelo al actual para dotarlo de cuatro carriles por sentido (ocho en total), además de aceras más anchas y carriles bici. En 2018 se inició el trámite ambiental, que acabó en 2020. Dos años más tarde, el Estado ha dado un nuevo paso adelante al dar su visto bueno al proyecto, que saldrá a exposición pública estos días.

La ampliación arrancará con la primera fase, que incluye la ejecución del nuevo viaducto sobre la ría de O Burgo y la adaptación de los enlaces adyacentes. El presupuesto de licitación estimado para estos trabajos es de 31,3 millones de euros, incluido el IVA.

Las actuaciones dentro de esta fase son la construcción del puente paralelo, lo que permitirá que los carriles pasen de los seis actuales a ocho en total. Además, se ejecutarán nuevos espacios peatonales más amplios. Desde la rotonda situada en la parte de A Coruña hasta el puente se habilitarán dos carriles en cada sentido, frente al único que hay en la actualidad.

En el lado oleirense se producirá una importante novedad frente a la configuración viaria actual: la remodelación completa del nudo en el que confluyen la antigua Nacional VI y la carretera de Santa Cristina y Santa Cruz con el objetivo de reducir los cambios de carril que realizan los conductores.

Esta modificación pretende que la salida del puente desde A Coruña hacia la carretera de la costa oleirense se realice por la margen derecha y que los coches que quieran seguir por la AC-12 tengan que colocarse por la izquierda, es decir, se invierte la situación actual. Para ello será necesaria la demolición y reconstrucción del paso superior existente que comunica el puente con Santa Cristina.

Sin embargo, la otra obra prevista en la parte de Oleiros no figura en el proyecto que hizo público Transportes la pasada semana. Se trata del paso inferior unidireccional bajo la rotonda de Santa Cristina, que sí fue incluido en la versión inicial que logró superar el trámite ambiental, pero que ahora desaparece.

Ocurre lo mismo con el cuarto nivel diseñado para la rotonda del extremo situado en A Coruña. Allí el Ministerio de Transportes pretendía construir un nuevo viaducto sobre el actual nudo viario, que está compuesto de un paso inferior, rotonda y un viaducto, es decir, serían cuatro niveles.

El proyecto supondrá la demolición del edificio de Copigal, ya el nuevo viaducto paralelo de 225 metros de longitud para ampliar A Pasaxe, discurre justo por este punto en el que se ubica esta edificación. En los laterales del nuevo puente habrá itinerarios peatonales y ciclistas.

Transportes anunció ya hace tiempo que las obras del puente no comenzarán hasta que concluyan las que se llevan a cabo en el cruce de Sol y Mar, que causan importantes problemas de circulación en la AC-12 y cuya finalización está prevista para la primavera de 2024. También habrá que realizar previamente las expropiaciones necesarias para el desarrollo de las obras, entre ellas las del edificio Copigal, situado en uno de los extremos del viaducto en la margen de Oleiros.

El puente actual tiene 40 años de antigüedad y una longitud total de 225 metros, cuenta con tres carriles por sentido de circulación para los casi 90.000 vehículos que circulan diariamente.

El Gobierno central confirma que esta semana publicará el anuncio en el Boletín Oficial del Estado (BOE) en el que se abrirá el período de exposición al público, tiempo en el que los interesados podrán presentar las alegaciones que consideren sobre el proyecto que ha preparado Transportes para ampliar A Pasaxe.

Compartir el artículo

stats