Rubén Díez no pudo completar el entrenamiento de ayer en Abegondo debido a unas molestias en un aductor que le obligaron a abandonar el césped en el tramo inicial del ensayo. Las pruebas médicas revelaron que sus sensaciones, ya que sufre "una lesión en la musculatura aductora derecha", según revela el comunicado del club, con lo que será baja al menos este sábado ante el Rayo Majadahonda y todo dependerá de su evolución.

La buena noticia del entrenamiento de ayer la protagonizó Antoñito, que trabajó con sus compañeros con normalidad. El lateral andaluz está pendiente de recibir el alta médica pero todo apunta a que estará listo para reaparecer el sábado a las órdenes de Óscar Cano, que ayer contó con cinco futbolistas de las categorías inferiores para ejercitarse con el primer equipo: Dani Barcia, Brais Val, Diego Gómez, Martín Ochoa y el central Ángel Puerto, que se unió en el tramo final del entrenamiento para completar uno de los equipos durante los ejercicios tácticos. Antoñito apunta a ser el lateral derecho titular, para que Villares pueda volver al centro del campo, junto a Isi y Olabe.

El Deportivo iniciará la segunda vuelta cuarto en la tabla a siete puntos del líder, el Alcorcón. “Lo único que podemos hacer es ir partido a partido, no vale de nada pensar en lo que tenemos que sacar si no nos centramos en esta jornada”, afirmó Rubén Díez justo antes de iniciar el entrenamiento de ayer en el que tuvo que abandonar el césped por esas molestias.